Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi y Navarra abren una etapa de lealtad y cooperación

Patxi López y Miguel Sanz certifican el final de años de "injerencias"

Los presidentes de Euskadi y de Navarra, Patxi López (PSE-EE) y Miguel Sanz (UPN), respectivamente, firmaron ayer un protocolo que establece por primera vez "cauces formales" para que ambas comunidades se presten "asistencia activa y estrecha cooperación". La visita oficial del lehendakari, Patxi López, a Pamplona abrió una nueva etapa en las relaciones de los dos Gobiernos.

El presidente vasco resumió el objetivo del encuentro y del documento firmado: "Dejar de darnos la espalda e iniciar una cooperación desde la lealtad, el respeto mutuo y sin injerencias interesadas". No se había producido una entrevista de un lehendakari y un jefe del Gobierno foral desde 1996. López y Sanz coincidieron en que la de ayer abre un "nuevo tiempo", caracterizado por "el respeto absoluto a la autonomía de ambas partes, siempre buscando la complicidad".

Los dos presidentes se comprometen a respetar sus políticas lingüísticas

MÁS INFORMACIÓN

Ni uno ni otro presidente piensan por ahora en la articulación de un órgano común permanente, que estuvo a punto de constituirse hace 13 años. Los dos aludieron a los vínculos entre ambas comunidades, de los que Sanz resaltó la bandera de España, que lucía en el salón junto a la navarra, la ikurriña y la europea, y el euskera (el 11,9% de los navarros es bilingüe). De esta lengua dijo luego el lehendakari que "no tiene dueño ni ideología" y que "ninguna comunidad es su propietaria".

Sanz y López dejaron patente también la voluntad de dar "un impulso a la unidad democrática para combatir el terrorismo" y abordaron proyectos de grandes infraestructuras, entre ellas la conexión de Navarra con la línea de alta velocidad vasca, e instalaciones logísticas.

Si un encuentro como el de ayer no ha sido posible antes, dijo Sanz, es porque "alguien se empeñó en hacer anormal lo que es normal y respaldado en la Constitución: que la nuestra es una comunidad diferenciada, dentro de España, y que no forma parte, ni quiere hacerlo, del proyecto nacionalista" vasco defendido por Gobiernos del PNV.

El protocolo suscrito ayer

fija mecanismos de colaboración específicos en infraestructuras, política lingüística y difusión de EITB en Navarra. El euskera es definido como "hecho patrimonial y vínculo cultural" de ambas comunidades.

La cooperación se desarrollará desde el "respeto institucional" y la atención a la realidad sociolingüística de cada comunidad y a sus competencias. "Ninguno de los dos Gobiernos tendrá injerencias sobre la política lingüística de la otra comunidad", detalló Sanz. Implícito está que las ayudas que ha venido concediendo el Gobierno vasco nacionalista a la red de ikastolas privadas de Navarra pasarán a coordinarse con el ejecutivo foral.

El segundo fruto de la reunión es que se asegura la difusión de los dos canales de ETB en Navarra. La televisón vasca respetará en sus emisiones "la realidad política, social e institucional, los símbolos y la identidad de Navarra", que será presentada de forma diferenciada de la de Euskadi en las informaciones y elementos gráficos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de julio de 2009