Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se niega a retirar la orden que obliga a dar Ciudadanía en inglés

Marcos advierte de que el Consell boicotea conscientemente la asignatura

El Partido Popular volvió ayer a utilizar el resultado electoral como patente de corso para justificar sus decisiones, por polémicas que sean y pese a las consecuencias que puedan ocasionar. El PP rechazó en la comisión de Educación y Cultura de las Cortes Valencianas una iniciativa presentada por la diputada de Esquerra Unida Glòria Marcos, en la que se instaba al Consell a retirar la orden de la Consejería de Educación para impartir en inglés la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

El diputado popular Vicente Soria achacó la iniciativa parlamentaria de Marcos -apoyada también por los socialistas y el grupo de Compromís- a una actitud "ridícula y patética" de una oposición que se ha pasado todo el curso hablando de Educación para la Ciudadanía "para ver si les caía la educación".

Vidal, que obvió el malestar existente en la comunidad educativa y las repercusiones sobre el alumnado afectado, afirmó sin inmutarse que "no existe auto alguno del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que ponga en tela de juicio la impartición de la materia en inglés porque la Generalitat tiene la competencia exclusiva sobre la regulación y administración de la enseñanza".

La parlamentaria de Esquerra Unida acusó al Consell de boicotear de manera "sistemática" la asignatura de Ciudadanía, cuyo planteamiento ha provocado masivas movilizaciones de la comunidad educativa y dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia que paralizan varios aspectos de la orden. Marcos recordó que la Consejería de Educación está presionando a los centros para que las horas destinadas a la asignatura de Ciudadanía no se computen a los departamentos de Filosofía y Geografía e Historia, ya que se enviará un profesor itinerante en inglés.

El socialista Adolf Sanmartín advirtió de que la decisión de la consejería respecto a Ciudadanía es ilegal y discrimina a los profesores titulares de la asignatura, a quienes "se les usurpan de forma fraudulenta sus atribuciones docentes".

"No puede ser que Ciudadanía se encuentre con una patochada tras otra y con una inseguridad legislativa tremenda", sentenció Sanmartín. De momento, Educación mantiene la orden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 2009