Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama minimiza la diferencia entre Musaví y Ahmadineyad

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que parece haber poca diferencia política entre el reelegido presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y el candidato reformista derrotado, Mir Hosein Musaví.

"La diferencia entre Ahmadineyad y Musaví en términos políticos puede que no sea tan grande como se ha venido anunciando", dijo Obama en una entrevista al canal de televisión CNBC emitida a última hora de la tarde de ayer (madrugada en España).

"De cualquiera de las maneras, tendremos que tratar con un régimen iraní que ha sido históricamente hostil a Estados Unidos", añadió.

Hasta el momento Barack Obama se había mostrado especialmente cauto al opinar sobre los dos principales candidatos de las elecciones iraníes. A primera hora de la mañana de ayer, por ejemplo, había manifestado a los periodistas que no querría dar la impresión de estar "entrometiéndose" en asuntos internos de ese país.

Sus palabras durante la entrevista televisiva se inscriben sin embargo en la línea mostrada durante las últimas semanas por varios analistas estadounidenses, que prevenían contra un exceso de optimismo ante una hipotética victoria de Musaví. Estos observadores subrayaban que, en el caso de una eventual negociación nuclear con Musaví como presidente, el político reformista no debería ser visto como alguien fácil de convencer.

Petición a Twitter

El Departamento de Estado confirmó ayer que ha contactado con la red social Twitter para pedirle que aplace temporalmente labores de mantenimiento programadas, porque la actualización dejaría sin servicio a los iraníes, que utilizan tanto Twitter como otra red social, Facebook, para informarse sobre los acontecimientos y coordinar las protestas.

El Departamento entró en contacto "durante el fin de semana" con los responsables del sitio de microblogs para "subrayar que se trata de un importante medio de comunicación no sólo para nosotros, sino también en Irán", declaró un funcionario que requirió el anonimato.

Ian Kelly, el portavoz del Departamento de Estado, rehusó confirmar esta información, pero reconoció que esta instancia había estado "en contacto con Twitter durante todo el fin de semana", aunque sin vincular dicha comunicación con las protestas poselectorales en Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 2009