Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bipartito no exigió garantías de empleo a Caramelo por las ayudas

La empresa de Jove recibió 27 millones en créditos y avales de la Xunta

La onda expansiva de la crisis de Caramelo alcanza de lleno al bipartito y a su política de ayudas públicas. Las actas del consejo de administración de la compañía textil coruñesa revelan que, desde la entrada de Manuel Jove en su capital, a mediados de 2007, la Xunta habilitó toda una batería de préstamos, avales y líneas de financiación para arropar al nuevo accionista. Las inyecciones de dinero público sumaron en varias fases hasta un total de 30,5 millones de euros, importe revelado el martes por el conselleiro de Economía, Javier Guerra, en el Parlamento. De ellos, 27 millones fueron en créditos y avales.

De acuerdo con fuentes de la Consellería de Economía, que a través de Xesgalicia tiene un representante en el consejo de administración de la compañía y controla el 7,6% de su capital, el total de los préstamos recibidos por Caramelo desde la entrada de Jove se eleva a 21 millones. De ellos, 11 se concedieron a lo largo de un año y medio a través de créditos participativos que pueden ser convertibles en capital de no ser devueltos o previo pacto entre los accionistas. Los otros diez millones fueron otorgados como préstamos ordinarios, con un período de devolución a largo plazo, superior a cinco años, aclaran fuentes de la consellería.

El Igape se mantuvo al margen de la operación, realizada a través de Xesgalicia

La consellería no entra a valorar si la financiación pública fue ilegal

Jove también logró una línea de avales por parte de la Administración. Fueron seis millones más, cuya finalidad no era otra que la financiación del circulante y la gestión diaria de la compañía, según las mismas fuentes. El compromiso del empresario coruñés con el bipartito para salvar la compañía también tuvo como contraprestación la entrada directa de capital público en el accionariado de la firma textil, con otros 3,1 millones de euros. Así consta en las actas del consejo que maneja Economía. En ninguno de esos documentos se detalla plan de negocio alguno para justificar la financiación pública, como es habitual.

De acuerdo con el departamento que dirige Javier Guerra, no se estableció ninguna condición a la hora de aprobar esas ayudas, "ni para mantenimiento de los puestos de trabajo ni de otro tipo de actuación con el fin de garantizar el futuro de la compañía". En contra de lo que suele ser tónica general en la Administración gallega a la hora de apuntalar inversiones o otorgar ayudas, el Igape, brazo financiero de Economía, se mantuvo al margen del blindaje público a la entrada de Jove en Caramelo, y fue Xesgalicia, la gestora de sociedades de capital riesgo, la que asumió el protagonismo del plan. Para articular el apoyo de la Xunta también se recurrió a Sodiga Galicia SCR, dependiente a su vez de Economía.

El desembarco de Jove en la firma textil tuvo dos fases. La primera en junio del 2007, al desembolsar 19 millones, arropada desde la Xunta con la toma por parte de Xesgalicia de otro 7,6%. En enero de este año, Inveravante se hizo con más del 90% de Caramelo. Desde la empresa textil no quieren desvelar cómo se articularon las líneas de apoyo del bipartito, y se limitan a asegurar que "todo hay que devolverlo", en alusión a los 21 millones en préstamos ordinarios y participativos. Desde la consellería no valoran si la financiación pública de la que se benefició el nuevo propietario de Caramelo se ajusta a la legalidad.

Las actas de los consejos de administración de la compañía, órgano donde se sienta en representación de Xesgalicia su director de inversiones, José Ramón Valladares, reflejan las cuantiosas pérdidas de Caramelo, así como la conveniencia de un ERE. Finalmente, el despido colectivo para 237 trabajadores fue anunciado tras las elecciones, un día antes de que Feijóo tomara posesión como presidente. En las semanas previas, durante el consejo que aprobó el ERE, Valladares se abstuvo en la votación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 2009