Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LORENZO PORTILLO | Presidente de la Cámara del Libro de Euskadi

"No hay demanda de libros electrónicos"

Lorenzo Portillo (Castro Urdiales, 1944) preside la desde hace casi 20 años la Cámara del Libro de Euskadi, una asociación sin ánimo de lucro que reúne a los editores, libreros, distribuidores y las empresas de artes gráficas de la comunidad autónama. Es vicepresidente del Gremio de Editores del País Vasco y dirige la empresa Logralia Consultores. Doctor en Ciencias Económicas, imparte clases de Contabilidad en la Universidad del País Vasco.

El presidente de la Cámara del Libro de Euskadi y vicepresidente del Gremio de Editores, Lorenzo Portillo, aprovecha las ferias, como la que se celebra en el Paseo del Arenal de Bilbao hasta el próximo domingo, para alimentar su biblioteca. Éste será el último año en que lo hace presidiendo la Cámara, la asociación de libreros, editores, distribuidores y empresas de artes gráficas vascos. El próximo agosto tiene previsto jubilarse.

Pregunta. ¿Afecta la recesión en el sector del libro?

Respuesta. El sector del libro siempre ha estado en crisis. No es como la industria del automóvil o las inmobiliarias, pero aún así notamos que la venta de libros ha descendido y aumenta la asistencia a las bibliotecas.

"Las ventas han descendido entre un 15% y un 20% en el último trimestre"

"Vamos a seguir luchando por el fin del préstamo de los libros de texto"

P. ¿Cuánto?

R. Los datos que tenemos dicen que las ventas en el último trimestre han sido entre un 15% y un 20% inferiores al año pasado, pero es que se editan en España 70.000 libros al año, 192 libros cada día, los 365 días del año. En el País Vasco la edición en euskera ha descendido un poco y se mantiene en castellano. De los 3.000 títulos que se publican, unos 1.600 son en castellano.

P. ¿Repercute en la feria?

R. A la feria vamos con ánimo renovado. Siempre tratamos de atraer al público, porque nadie se levanta por la mañana pensando en ir a comprar un libro, pero si pasas por un lugar céntrico en el que te encuentras con los libros, picas, porque hay tanto editado que es muy difícil que no encuentres algo que te guste.

P. Los hábitos de compra y de vida han cambiado mucho. ¿Las feria siguen siendo un modelo válido?

R. Sí. Tienen una tradición. Organizamos 22 ferias en todo el País Vasco y en todas se ve público. Un estudio de Deusto nos dice que lo haríamos mucho mejor con más medios.

P. ¿Qué hay que mejorar?

R. Se podrían ofrecer más actividades para niños. En definitiva, atraer más público.

P. El reglamento de la Feria de Madrid prohíbe los libros electrónicos.

R. En Madrid lo han dejado fuera porque no ha habido peticiones. Hay cuatro o cinco modelos diferentes de libro electrónico, pero poco material digitalizado, por eso no hay demanda de libro electrónico. Se vende más como una cosa curiosa. Y luego está el problema de los derechos de autor, porque la mayoría de los editores no tiene incluido en el contrato con los escritores la edición electrónica.

P. ¿Es partidario de abrir las ferias al libro electrónico para ponerse al día?

R. Ni los editores, ni los libreros, ni los distribuidores sabemos cómo abordar ese tema. Lo que ya estamos haciendo es añadir en los contratos la edición electrónica. Queda todavía un camino por recorrer, pero no cabe duda de que va a coexistir con el libro de papel.

P. ¿Cree que tiene posibilidades de negocio?

R. De momento, será un complemento más y veremos cómo evoluciona. Los editores y libreros viven de la venta de libros, sean en papel o no, pero los distribuidores lo tienen más difícil. Lo que es cierto es que hay libros en papel para rato. Los libros de referencia y los de leyes, por ejemplo, han sido los primeros en caer. Se editaron primero en CD y ahora electrónicamente, pero la novela tiene más futuro en papel, como los libros de arte, especializados y bien ilustrados.

P. Las reivindicaciones del sector no cambian. Y sobre todas ellas, el precio fijo del libro.

R. Seguimos luchando para que los libros tengan un precio fijo. Ya veremos con el electrónico. Además de un bien económico, sujeto a las leyes del mercado, es un bien cultural, con otros matices distintos.

P. ¿También seguirán pidiendo al Gobierno vasco el fin del préstamo de libros de texto?

R. Es difícil, pero no lo damos por perdido. La mejor forma de ayudar al sector es subvencionar directamente a las familias que lo necesiten y que compren directamente los libros en librerías. Está demostrado que es muy ventajoso que los alumnos tengan sus propios libros.

P. El préstamo es una política ya consolidada.

R. Vamos a seguir luchando para conseguirlo con la nueva consejera. La edición de libros de texto en euskera no es rentable si sólo se venden cada cuatro años. Al final, los contenidos van a ser simples traducciones al euskera, y las editoriales van a desaparecer.

P. ¿Hay muchas empresas en riesgo de desaparición?

R. Es un sector siempre en crisis. Lo que está pasando es que las editoriales tienen los proyectos aparcados a la espera de ver lo que pasa.

P. Otros sectores piden apoyo público para salvarse.

R. Necesitamos campañas de promoción de la lectura, a través de programas de televisión y publicidad. Hay espacios en las televisiones públicas, pero a horas intempestivas y campañas que se han hecho sin contar con nosotros. Hablaban de libros que no estaban en las librerías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de junio de 2009