Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Peñón ofrece un acuerdo de transparencia fiscal a España

El Gobierno de Gibraltar ha ofrecido a España la firma de un acuerdo de intercambio de información y transparencia fiscal. La propuesta debería entusiasmar a Madrid, que ve en el sistema financiero gibraltareño una inmensa lavadora de dinero negro a las puertas de la Costa del Sol, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores se lo está mirando con lupa.

El recelo se explica por el precedente del pacto que el primer ministro gibraltareño, Peter Caruana, firmó en marzo en Londres con el secretario del Tesoro norteamericano, Tim Geithner, en un acto en el que sólo figuraron las banderas de Estados Unidos y Gibraltar, como si el segundo fuese un país independiente.

Gibraltar necesita suscribir una docena de acuerdos de este tipo para salir definitivamente de la lista de paraísos fiscales de la OCDE y España está dispuesta a ayudarle, aunque con condiciones. La primera es dejar meridianamente claro que la soberanía para firmar este acuerdo, como cualquier otro de carácter internacional, corresponde al Reino Unido y sólo por delegación a las autoridades de Gibraltar. La segunda es que se fijen requisitos más estrictos que los previstos en el acuerdo con EE UU. La última, que se le dé un carácter eminentemente técnico, y no político, como pretendió Caruana en su acto con Geithner.

El capítulo de fiscalidad y los servicios financieros es el primero de los seis que se negocian actualmente en el Foro de Diálogo, un mecanismo tripartito creado en 2005 en el que se sientan juntos España, Reino Unido y Gibraltar, con el objetivo de avanzar en la cooperación local entre el Peñón y su entorno español, soslayando la disputa por la soberanía.

Los demás capítulos se refieren a comunicaciones y seguridad marítima; cooperación policial, judicial y aduanera; protección del medioambiente; educación y visados.

La negociación de algunos de ellos está más avanzada, pero en todos se espera suscribir un documento marco de intenciones durante la próxima reunión del Foro de Diálogo. La cita será en Gibraltar y tendrá carácter histórico pues, por vez primera, un ministro español (el titular de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos) visitará oficialmente la colonia. Lo que no se sabe es la fecha. Estaba prevista en julio, un año después de la última cita en Londres, pero la aguda crisis del Gobierno de Gordon Brown hace muy difícil realizar cualquier pronóstico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de junio de 2009