La UE pacta las normas para recibir presos de Guantánamo

El protocolo para albergar de 40 a 60 reclusos se decide hoy

Los ministros de Interior de la Unión Europea tienen previsto aprobar hoy el protocolo de cooperación con Estados Unidos y entre sí mismos que permitirá a la Unión acoger entre 40 y 60 reclusos de Guantánamo sobre los que Estados Unidos no tiene cargos pendientes. La decisión es un gesto de apoyo a Barack Obama en estos momentos en que sus planes de cerrar la prisión atraviesan dificultades en el Congreso y ante la opinión pública. España podría recibir al menos a cuatro de los liberados.

"La Unión Europea y sus Estados miembros quieren ayudar a Estados Unidos a pasar página", señala la declaración que hoy van a aprobar los ministros comunitarios y que establece el marco de funcionamiento del proceso, política y jurídicamente complejo. Austria ha sido el último país en avenirse al plan y lo hará tras conseguir el subrayado explícito de que los países que reciban ex presidiarios tendrán en cuenta las preocupaciones de orden público y seguridad de sus socios.

Los Veintisiete compartirán toda la información sobre cada traslado
Más información
Sólo una minoría de países europeos acepta acoger presos de Guantánamo

Ya la Administración de George Bush estimó que no había razones para mantener recluidos a unos 240 de los presos de Guantánamo, a los que, sin embargo, no se podía devolver a sus países de origen por temor a represalias. Tampoco ellos estaban dispuestos a quedarse en Estados Unidos. Diversos países de la Unión Europea, incluida España, se brindaron a acoger a unas decenas frente a la negativa en redondo de otros socios que, además, esgrimieron el argumento de que una vez llegados a Europa los liberados podrían moverse libremente en el conjunto de la Unión, conforme a lo estipulado por el Tratado de Schengen.

Para acomodar los intereses de Estados Unidos, partidarios y renuentes han acordado el procedimiento que hoy debe recibir el visto bueno. La decisión de admitir presos y la concesión del estatuto que se considere (refugiados, residentes de larga duración u otros) será responsabilidad exclusiva del Estado receptor, al que los antiguos reclusos habrán manifestado el deseo de trasladarse.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde el momento en que tal Gobierno comience a negociar con Washington hará partícipe a los demás de la medida. El europeo reclamará a Estados Unidos la máxima información sobre el sujeto para evaluar su potencial riesgo para la seguridad y la compartirá por completo con los restantes socios. El Estado de acogida se compromete, además, a escuchar las potenciales objeciones que los otros puedan plantear, pero conservará la plena soberanía sobre la decisión final.

Frente al automatismo de libertad de movimientos que concede Schengen y dado lo singular de los casos en cuestión, los Estados podrán limitar (de forma pactada o impuesta) la libertad de circulación de los antiguos presos y responderán positivamente a las objeciones a la libertad de movimientos que puedan plantear otros Estados.

Hasta ahora nueve países se han mostrado dispuestos a acoger presos, con Italia radicalmente opuesta.

En el acuerdo, Estados Unidos se compromete con los europeos a aplicar el Estado de derecho, los derechos humanos y el derecho humanitario en la futura lucha antiterrorista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS