547.000 desempleados elevarán la tasa de paro al 21% en septiembre

El recorte de 199.200 ocupados en el último año no tiene precedentes

La Comunidad Valenciana alberga a día de hoy el mayor número de desempleados de su historia con un total de 491.200 personas sin trabajo, el doble que hace apenas un año. Pero los augurios todavía son demoledores. El Indicador Laboral de Comunidades Autónomas (ILCA) que cada trimestre elabora el IESE, la primera escuela de negocios de España, para la multinacional Adecco, empresa especializada en recursos humanos, estima que la Comunidad Valenciana albergará 547.000 desempleados a finales de septiembre, número que disparará la tasa de paro hasta el 21,3%, "cifra no superada desde marzo de 1995".

Los autores del informe apuntan que la Comunidad Valenciana sufrirá durante el tercer trimestre del año el mayor aumento relativo de la tasa de paro entre las siete comunidades autónomas que consideran para elaborar el ILCA (Andalucía, Aragón, Cataluña, Galicia, Madrid, País Vasco y la propia Comunidad Valenciana). El aumento de la tasa de paro estimado a final de septiembre también sufre el mayor aumento en términos interanuales (ver gráfico).

La tasa de paro volverá a cifras desconocidas desde marzo de 1995

Un futuro tan poco halagüeño responde a un terrible pasado reciente. El descenso del número de ocupados en el último año ha sido de 199.200 personas hasta finales del primer trimestre de 2009, "lo que supone una caída del 8,8%, algo sin precedentes" en la Comunidad Valenciana. El número de ocupados ha venido creciendo de forma sostenida en territorio valenciano durante los últimos años en paralelo a la llegada de población emigrante. Pero esa tendencia se ha roto. El número de trabajadores valencianos se mantiene por encima de los dos millones (2.067.200), pero a finales de marzo pasado cae al nivel de septiembre de 2005.

El discurso oficial siempre ha replicado al aumento de las tasas de paro con el alza de las tasas de ocupación. Sube el paro porque hay más gente dispuesta a trabajar. Pero el análisis de los indicadores del primer trimestre de 2009 revela que "ocho de cada diez" nuevos parados en el último año son "individuos que han perdido su ocupación". Los otros dos de cada diez "son personas que comenzaron a buscar empleo sin encontrarlo".

El informe del IESE augura que la tendencia se mantendrá durante el tercer trimestre del año. "En septiembre próximo Valencia experimentará, junto con Aragón, la reducción más significativa del número de ocupados, con una pérdida de 189.800 puestos de trabajo" en términos interanuales, una caída del 8,6% respecto a septiembre de 2008.

La destrucción de empleo estimada junto a la incorporación al mercado de trabajo de 43.900 personas que iniciarán la búsqueda de su primer empleo es la que eleva el número de desempleados previstos a un "máximo histórico" de 547.000.

La destrucción de empleo afecta a ambos sexos. Pero las trabajadoras valencianas han resultado ser las peor paradas de toda España. "El empleo femenino" ha sufrido en la Comunidad Valenciana "la mayor caída del grupo de autonomías analizado". Un total de 57.300 mujeres han perdido su empleo entre finales de marzo de 2008 y finales de marzo de 2009, una caída del 6,1% en términos interanuales. Como resultado, la tasa de desempleo femenino roza el 20%, "el mayor porcentaje desde septiembre de 1999", de modo que "después de Andalucía, la Comunidad Valenciana es la segunda autonomía con la tasa de desempleo femenino más elevada".

El análisis pormenorizado de los datos de afiliación a la Seguridad Social revela, por otra parte, que de cada diez empleos destruidos en el último año, cuatro eran trabajadores de la construcción; cuatro, empleados de empresas del sector servicios y los dos restantes serían operarios vinculados a empresas del sector industrial.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS