Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ibilaldia se convirtió en "un exitazo"

Decenas de miles de personas se vuelcan en la fiesta de las 'ikastolas' vizcaínas

Un cielo de tarjeta postal, un más que cálido sol, 6,5 kilómetros de recorrido para todos los gustos -un 20% discurría por el entramado urbano de Galdakao- y, sobre todo, decenas de miles de asistentes entregados permitieron que los organizadores del Ibilaldia calificasen como "un exitazo", la fiesta de las ikastolas vizcaínas celebrada ayer. Este año había sido organizada por la asociación de padres de alumnos de la ikastola Eguzki-Begi de dicha localidad.

El clima jugó a favor de la asistencia, pero en contra de algunos de quienes querían completar el recorrido: varias personas tuvieron que ser atendidas al sufrir lipotimias por el intenso calor. No faltó bebida ni comida y las tiendas instaladas en las distintas zonas notaron una intensa actividad desde por la mañana.

Los nacionalistas ahondaron sus críticas a la ausencia de Celaá

Esta edición siguió ayer marcada por la polémica ausencia de la consejera de Educación, Isabel Celaá, quien prefirió acudir a la Fiesta de la Rosa que el PSE celebraba en Barakaldo con la presencia del presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, y del lehendakari, Patxi López, en Barakaldo. Celaá recibió a los organizadores del Ibilaldia el pasado jueves en su despacho en la sede del Ejecutivo en Vitoria y les trasladó entonces el apoyo del departamento a la fiesta de las ikastolas vizcaínas.

El departamento estuvo representado ayer en Galdakao por el jefe de gabinete de Celaá, Javier Nogales, quien defendió la necesidad de huir de "polémicas estériles" y recalcó la intención del nuevo Ejecutivo de ampliar "con todos los agentes educativos" el pacto por el euskera. Nogales recalcó que la ausencia de Celaá, que explicó por problemas de agenda, de ninguna manera debe entenderse como un rechazo a las ikastolas.

Los dirigentes nacionalistas presentes en la fiesta no dejaron pasar la oportunidad para profundizar sus críticas a la consejera. El diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, consideró que supone una prueba de "desapego para con el euskera", mientras el presidente de la ejecutiva vizcaína del PNV, Andoni Ortuzar, dijo temer que para el nuevo Ejecutivo "sea una lengua de segunda división y no esté entre sus prioridades". Sabin Intxaurraga, candidato de EA a las elecciones europeas, calificó de "vergüenza" que la consejera no acudiese.

El coordinador general de Ezker Batua, Mikel Arana, consideró "poco creíble" que la titular de Educación no pudiese compaginar ambos actos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de junio de 2009