Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ken Follett cambia la pluma por el bajo

A la misma hora en que un músico (Joaquín Sabina) presentaba un libro (el último del poeta Luis García Montero), un novelista (Ken Follett) probaba sonido ayer en la Feria del Libro de Madrid con su banda de rock, Damn Right I Got The Blues. El autor de Un mundo sin fin se había apostado con Ricardo Cavallero, consejero delegado de Random House Mondadori, que si vendía en español un millón y medio de ejemplares de su última novela vendría a tocar a Madrid.

El escritor galés, que la próxima semana cumplirá 60 años, cumplió ayer su promesa. Y lo hizo con todo el boato y la pedrería de la sala Florida Park, en el mismo parque del Retiro, ocupada todo el día con bautizos y comuniones. El escritor, contra su costumbre, no llevaba corbata. Y había cambiado la pluma por el bajo eléctrico para cantar a voz en grito (y sin desafinar) Mustang Sally. Le acompañaba una banda "de aficionados a la música y al Jack Daniel's", de la que también forman parte un poeta, un agente literario, una presentadora de televisión y su propio hijo.

"Esto es más divertido que firmar libros", dijo el autor de Los pilares de la tierra, que hace un año había pasado por las casetas del parque del Retiro como un tifón. Ayer prefirió dedicarse de lleno al repertorio ajeno. "Hemos compuesto unas pocas canciones, sí. Incluso yo hice alguna letra, pero eran horribles", explicó en un encuentro con los periodistas (y con los técnicos de sonido de su concierto).

El escritor se compró una guitarra española de segunda mano a los 14 años y hace 17 empezó a tocar en una banda de blues. Su repertorio se ha ido electrificando con los años, pero prefiere ser un best seller que una estrella del rock. "Me gusta acostarme temprano", ironizó el escritor, que actualmente está preparando una nueva novela: Caída de gigantes, una trilogía que recorre todo el siglo XX de principio a fin. "Ahora estoy con la I Guerra Mundial y la revolución rusa", comentó el autor galés. "En el segundo tomo me detendré en la Guerra Civil española"."Hemos compuesto algunas canciones, pero eran horribles", bromeó el escritor

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 2009