Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero apuesta por seguir en el G-20 sin pedir el ingreso

España se hace habitual de las grandes cumbres pese a no ser de ningún club

El anuncio del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, de que invitará a España a la Cumbre del G-8, de la que será anfitrión del 8 al 10 de julio, no sorprendió a Zapatero. Berlusconi se lo anticipó el 2 de abril en Londres.

A quien probablemente sorprendió fue al ex presidente Felipe González, que hace pocos días ironizaba sobre el G-8 asegurando que "en los últimos 20 años, nunca se ha visto que acierte" y que era un club eficaz "en la medida en que no daba publicidad a sus reuniones".

Pero el G-8 que se reunirá en L'Aquila, la ciudad italiana devastada por un seísmo a principios de abril, no será el tradicional encuentro de los más ricos del mundo (más Rusia). Allí estarán Brasil, México, India o China, además de un buen número de Estados africanos. Berlusconi ha convertido así la cita del G-8 en un foro mucho más amplio, quizá porque el grupo inicial corría el riesgo de acabar en la irrelevancia ante el empuje del G-20, donde se sientan las economías desarrolladas y las emergentes.

Aunque no se sabrá hasta que llegue la carta de invitación, lo más probable es que Zapatero no esté en la reunión formal del G-8, el primer día, sino en la ampliada, que se desarrollará a continuación. Además, como presidente de turno de la UE en 2010, tiene previsto participar en la reunión sobre grandes economías y cambio climático -una iniciativa que Obama ha heredado de Bush- que se celebra en L'Aquila en la víspera del G-8.

De una forma u otra, Zapatero está siendo invitado a las citas de los grandes clubes del mundo sin pertenecer a ninguno de ellos. Las alarmas saltaron cuando, el mes pasado, el ministro de Hacienda brasileño, Guidio Mantega, advirtió de que España no podría seguir asistiendo al G-20 sin ser miembro. "Si yo decido traer a España y Estados Unidos a Marruecos, la cosa no va a funcionar", adujo.

Aunque Brasil se apresuró a matizar estas palabras, la vicepresidenta económica, Elena Salgado -que no fue invitada a la reunión ministerial del G-20 en abril en Washington-, sugirió que España pediría formalmente el ingreso en dicho club.

No será así. Fuentes gubernamentales alegan que no existe un mecanismo para entrar en el G-20 (nadie lo ha hecho desde su creación, en 1999) y que pedirlo sólo serviría para abrir un debate procedimental largo e incierto, en el que la entrada de España se querría compensar con algún otro país en desarrollo, sobre el que no hay acuerdo.

Pese a ello, las mismas fuentes dan por hecho que Zapatero estará en la próxima Cumbre del G-20, a final de septiembre en Nueva York, y que Salgado acudirá a la reunión preparatoria que los ministros de Economía del G-20 celebrarán a principios del mismo mes en Escocia.

Pese a su tradición latina, la diplomacia española ha jugado esta vez la táctica anglosajona. Más vale estar que ser. Si no se puede cambiar la ley, impóngase la ley de la costumbre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de mayo de 2009