Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Latinoamérica lanza su plan para combatir la desigualdad educativa

El 40% de los jóvenes y adultos de América Latina, unos 110 millones de personas, no terminó sus estudios primarios. El sector de mayores ingresos recibe una educación media de 11,4 años, mientras que el más pobre no llega a 3,1. La importancia de las extraordinarias desigualdades educativas en América Latina y la urgencia de corregirlas es el centro del estudio Las metas educativas 2021: un proyecto iberoamericano para transformar la educación, presentado esta semana en Buenos Aires.

El estudio elaborado por Álvaro Marchesi, secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, busca no sólo analizar los desafíos de la educación, sino que fija metas que serán aprobadas y desarrolladas por los Gobiernos de los países y que contarán con parte de financiación española y de la UE.

El ministro de Educación de Argentina, Juan Carlos Tedesco, resaltó que el proyecto Metas 2020-2021 no es como otros planes anteriores, fracasados, porque éste incluye mecanismos cooperativos que garantizan su aplicación. El plan, recordó, coincidirá con el bicentenario de la independencia de los países latinoamericanos y ésa es una ocasión para avanzar en la construcción de sociedades más justas, que parten, necesariamente, de una educación más justa. "El largo plazo es urgente", resaltó.

Empuje social

Marchesi, considerado uno de los mayores expertos en educación de América Latina y España, insistió en que no es posible impulsar ningún cambio que no tenga su origen en las raíces de la sociedad. Metas 2020-2021 tiene en cuenta la diversidad de situaciones entre países y entre regiones. "Cada país impulsará la transformación del modelo educativo según sus propias lógicas, pero con un programa de acción compartido".

El responsable de la OEI expuso datos de gran dureza sobre la desigualdad educativa. Las metas prioritarias serán la atención integral a la infancia, la calidad de la educación, las enseñanzas medias y profesionales, y los valores ciudadanos.

La presentación del documento se realizó en la sede porteña de la Fundación Santillana, impulsora del debate educativo en América Latina. Emiliano Martínez, patrono de la fundación, destacó la necesidad de que la educación tenga un papel protagonista en el futuro de Latinoamérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 2009