Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andreu Teixidor, histórico de la edición, reaparece en formato digital

Hijo de editor y poeta, Andreu Teixidor de Ventós abandonó el mundo editorial en 2001 tras vender su parte de Destino a Planeta. Ocho años después, reaparece en el oficio, pero acorde con los tiempos: como creador de una plataforma de edición de libros por Internet (bubok.es), que trabaja con impresión bajo demanda (print on demand) y descargas de títulos a través de la Red por PDF.

"Cuando vi que la digitalización de libros la hacía Google, pensé que los editores estábamos en la Luna", expone Teixidor, cuya plataforma, creada no hace ni un año, ha publicado ya 6.000 libros de 3.000 autores distintos.

"Es un canal más para el libro, pero con ventajas: cualquiera puede publicar su libro ni que venda sólo 200 ejemplares al año y por más especializado que sea, y también permite acceder a fondos de catálogos ahora inencontrables", expone Ángel María Herrera, director general de una empresa con 11 trabajadores y que entrega el volumen al cliente en 15 días.

Quizá porque ya se sienten fuertes, Teixidor acaba de dar un paso más: el primer premio Bubok de creación literaria, que ha recaído en Lujoyglamour.net, novela de Juan Julián Merelo. Una aproximación al mundo editorial tradicional será en junio con la creación de BAT (Biblioteca Andreu Teixidor), sello avalado por el editor, que en alguno de sus títulos podría ir a librerías y que arrancará con dos poemarios de Joan Teixidor, en un homenaje a su padre: El príncep (1954) y Fluvià (1989). "Son libros agotados; es urgente recuperar un patrimonio de autores tan recientes", opina. "Con nosotros, el librero tendrá un alto descuento y le desaparecerán las devoluciones y los autores serán liquidados con porcentajes altos al ahorrarnos un 55% en almacén y distribución".

Gilgamesh, traducido por Xavier Roca Ferrer, y Mundo burbuja y Sonko 95, de José Ángel Mañas, serán otros títulos que colgará Teixidor, que empezó en 1970 en Destino pasando los libros compuestos en plomo a fotolitos. Hoy lo hace a bites.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 2009