Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Estilos

Los zombies de Jane Austen

Arrasa en ventas una versión bestial de 'Orgullo y prejuicio'

"Desde una esquina de la habitación, el señor Darcy observó como Elisabeth Bennet y sus hermanas se abrían paso hacia el exterior decapitando zombi tras zombi mientras avanzaban". Éste es un extracto de Pride and prejudice and zombies (Orgullo y prejuicio y zombies) (Quirkbooks), una delirante versión del clásico de Jane Austen, Orgullo y prejuicio, donde los ataques de muertos vivientes se mezclan con bailes, planes matrimoniales y vestidos de corte imperio. Inesperadamente, la novela de Seth Grahame-Smith -autor también de Cómo sobrevivir a una película de miedo- se ha convertido en un pequeño fenómeno. Tras su publicación el pasado febrero, fue el tercer libro de ficción más vendido en Estados Unidos durante varias semanas, según el listado de The New York Times. Hollywood prepara ahora su adaptación al cine, y varias editoriales españolas pujan ya por sus derechos.

Parece que reinterpretar las novelas de la escritora victoriana en clave sobrenatural es rentable y, además, está de moda. Elton John produce Pride and predator (Orgullo y depredador), una película en la que los extraterrestres invaden Hertfordshire y perturban las clases de bordado de las hermanas Bennet. Aún no se ha empezado a rodar pero está previsto que se estrene en 2010. En junio, sale a la venta en EE UU Jane bites again (Jane ataca de nuevo), de Michael Thomas Ford, donde Austen es una vampira que ha pasado 200 años regentando una pequeña librería tras fingir su muerte en 1817. Un buen día decide empezar a vengarse de todos los que se han lucrado versionando su obra.

Aunque Grahame-Smith está seguro de que la escritora le indultaría: "Jane Austen tenía mucho sentido del humor". Él no fue capaz de terminar la versión original cuando era un adolescente. Cosa que no le impidió aceptar el encargo de su editor. "Un día me llamó y me dijo: 'Tengo una idea que creo que va a funcionar, pero sólo tengo el título: Pride and prejudice and zombies'. Y ya no pude parar de pensar en qué podría escribir". Introdujo en el argumento victoriano escenas con mucha casquería. Como la de la cena del señor Bingley: los sirvientes no aparecen y los invitados, al ir a buscarlos, descubren que alguien ha dejado una puerta abierta y que los zombies se los han comido. Aunque asegura que no quiere quedarse encasillado, tras el éxito de esta mezcla de té a media tarde y cerebros deglutidos, prepara "una biografía de ficción de Abraham Lincoln, en la que el ex presidente de Estados Unidos se enfrenta a los vampiros". Escalofriante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 2009