Uno de cada tres vascos pasa apuros para llegar a fin de mes

La inquietud por el paro y la crisis domina en el Sociómetro

En la última encuesta que ha hecho el Gobierno vasco para conocer las preocupaciones y opiniones de la ciudadanía sobre diferentes cuestiones, prácticamente sólo hay espacio para una inquietud: la crisis económica y el empleo. El Sociómetro, correspondiente al primer trimestre y publicado recientemente, se ha teñido de la inquietud que tiene la población por la situación del mercado de trabajo, el paro, las condiciones laborales y los problemas económicos en general. Hasta el punto de que uno de cada tres encuestados asegura que pasa dificultades para llegar a fin de mes.

Al preguntar a los ciudadanos por su situación personal, el desvelo por el acceso a la vivienda, hasta hace muy poco en primer lugar, cae al tercer puesto y la violencia se va al quinto, apuntada por el 8% de la población. Un total de 2.142 personas fueron entrevistadas entre el 20 de enero y el 3 de febrero para realizar la encuesta. De ellas, cuatro de cada diez dicen que su situación económica es mala y casi la mitad señala que su poder adquisitivo ha disminuido, achacándolo a la pérdida o regulación de empleo y al incremento de precios. Todo ello se traduce en algunos cambios en las pautas de consumo: una reducción en gastos en actividades de ocio o en productos que no son de primera necesidad, y en un aumento del consumo de productos de marcas blancas o de oferta. La mayoría de los trabajadores se declaran satisfechos con su empleo, y también son mayoría quienes creen que lo conservarán dentro de un año, si bien son menos de la mitad quienes están seguros de ello.

La preocupación personal por la vivienda cae al tercer puesto
Los consejeros Ana Aguirre, Javier Balza e Inclán tienen también sus plazas

Entre los ciudadanos que tienen problemas para llegar a final de mes, evidentemente, el colectivo de parados es el que más acusa esas dificultades (el 60%). Pero los aprietos se extienden por todas las categorías: el 33% de los empresarios menciona los problemas, el 23% de los asalariados fijos, el 36% de los asalariados temporales y el 26% de los jubilados. Por lo tanto, la percepción de la situación en el primer trimestre de este año es negativa, tanto en el plano político, como en el económico.

Si hasta ahora eran mayoría quienes pensaban que la situación económica era buena, ahora lo son quienes consideran que es mala. De hecho, la ciudadanía cree que conseguir empleo para todos y hacer frente a la crisis económica deben ser las prioridades del futuro lehendakari. A pesar de todo, la población vasca sigue creyendo que la situación de la comunidad autónoma es mejor que la del resto de España en lo que se refiere a la política, la economía, el empleo, los salarios y el nivel de vida en general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de abril de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50