El paro subió un 3,1% y la ocupación cayó el 2,2% en el primer trimestre

La industria se convierte en el sector que más empleo destruye en Euskadi

Fiable o no, la tasa de paro del Instituto Vasco de Estadística-Eustat marca la tendencia del mercado laboral, según sostiene siempre el Gobierno vasco. Y los datos de la Encuesta de la Población en Relación a la Actividad (PRA) del primer trimestre demuestran que la crisis está castigando el empleo en Euskadi de forma contundente, con un alza de 3,1% y un descenso en la cifra de ocupados de un 2,2%.

El número total de parados en el País Vasco es, según la estimación del Eustat, de 77.800 personas, el 7,7% de la población activa. Este dato global fue censurado ayer por UGT Euskadi, quien recordó que el número de parados registrados en el Inem supera las 120.000 personas. Todos los sindicatos vascos vienen criticando los últimos meses el sistema de medición de la PRA. De hecho, ELA, la central mayoritaria en Euskadi, hace ya unos meses que dijo que no iba a tomar en consideración esta encuesta.

UGT critica al Eustat y recuerda que en el Inem hay más de 120.000 parados
El País Vasco ha perdido 21.500 ocupados entre enero y marzo
Más información
"Me tenían que haber hecho fijo este mes"

Más allá de esta crítica a la medición, que hace difícil comparar la tasa de paro con la del conjunto de España, elaborada por el INE, o la de la Unión Europea, elaborada por Eurostat, lo sustancial es que refleja un fuerte cambio de tendencia, con un alza de un 3,1%. A la espera de los resultados de crecimiento de PIB en el primer trimestre, que incluirán a Euskadi, según todos los pronósticos, en el paquete de las economías en recesión, al encadenar dos trimestres consecutivos de decrecimiento, la pérdida de empleos en la industria marca la tendencia.

Durante meses se mantuvo que Euskadi resistía a la crisis por la fortaleza de su industria. Sin embargo, el impacto en este sector básico de la economía es ya mucho mayor que en el resto. De enero a marzo, la industria perdió 12.500 empleos, la construcción 5.700, la agricultura 2.900 y los servicios 300. Revertir esta tendencia negativa será el desafío del nuevo Gobierno que a principios de mayo liderará el socialista Patxi López. El PSE-EE ya ha anunciado que una de sus prioridades será el empleo, para lo que aspira a cerrar la transferencia de las políticas activas de esta materia. Euskadi es la única comunidad autónoma que no las tiene aún.

Según los datos del Eustat, en el País Vasco hay 77.800 personas en paro, 31.400 más que en el trimestre anterior, el último de 2008. Respecto a hace un año, 44.200 personas más han pasado a una situación de desempleo. Por territorios, el desempleo ha crecido en 6.400 personas en Álava, con una tasa de paro del 9,5%. En Vizcaya se sumaron 16.300 parados más, lo que eleva la tasa al 7,9% y en Guipúzcoa el desempleo subió en 8.500 personas, dejando la tasa en el 6,5%.

La tasa de paro femenina subió hasta el 7,8% (2,5 puntos porcentuales más) y la masculina aumentó 3,5 puntos, situándose en el 7,6%. El colectivo de varones parados, que comprende a 42.900 personas, aumentó en 19.900 personas, mientras que el femenino subió en 11.600 personas en el primer trimestre, hasta un total de 34.900. La tasa de paro juvenil sigue siendo la más alta, con el 20,6%. Ha aumentado en 8,8 puntos. El número de personas asalariadas con contrato indefinido descendió en 3.400 y se situó en 604.300, mientras que los asalariados con contratos temporales bajaron en 12.300, hasta un total de 168.900.

El gran desafío es saber hasta dónde puede llegar la cifra de desempleo. Si hace poco más de tres meses nadie se atrevía a aventurar tasas por encima del 8%, ahora ya hay quien deja la puerta abierta a tasas de hasta el 20%, desconocidas en los últimos años, en los que Euskadi ha vivido una situación de pleno empleo. Pese a todo, hay profesiones que aún son demandadas y los empresarios alertan de que cuando se supere la crisis en el País Vasco podría haber problemas para encontrar profesionales cualificados.

El problema del empleo es el mismo del de toda la economía: saber cuándo la crisis tocará fondo. A mayor duración de la recesión, mayor destrucción de empleos. La cifra de expedientes de regulación de empleo crece, pero el riesgo está en saber si las empresas podrán aguantar abiertas con los problemas de financiación actuales.

El sindicato UGT de Euskadi reclamó ayer coordinación institucional para combatir el desempleo y pidió que se reconozca la realidad del paro en el País Vasco. El sindicato abogó por la puesta en marcha de un proceso de diálogo social que permita acordar planes para revitalizar la industria y mejorar las prestaciones sociales para los desempleados.

Los socialistas confían en que la transferencia de las políticas sociales sea plenamente efectiva después del próximo verano. López quiere poner esta cuestión sobre la mesa en su primera conversación con el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero. El PSE considera que es esencial disponer de ellas de forma operativa lo antes posible para proteger el empleo frente a la crisis. Este mismo argumento lo comparten los empresarios, que también han pedido repetidas veces la citada transferencia.

Las políticas activas y la convocatoria de una mesa de diálogo social con presencia de todos los sindicatos y la patronal son las dos medidas básicas que quiere adoptar de inmediato el nuevo Gobierno para hacer frente a la adversa situación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS