Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libreros prevén repetir las ventas de 2008

El próximo 23 de abril, festividad de Sant Jordi, las previsiones meteorológicas anuncian tiempo anticiclónico con cielos serenos y temperaturas altas por la mañana, y nubes y lloviznas por la tarde. No será extraño que los libreros pasen la jornada mirando al cielo y esperando que las nubes no hagan acto de presencia. Y es que la lluvia tendrá mucho que ver con los resultados de la jornada. Si el tiempo no lo impide, el Gremio de Libreros, a pesar del contexto desfavorable de la actual crisis, piensa obtener unos resultados de ventas parecidos a los de 2008, cuando se vendieron libros por valor de 20 millones de euros, el 7,6% del volumen de ventas anuales.

El jueves, los libreros montarán más de 400 puestos y ocuparán aceras, calles y plazas de Cataluña ofreciendo las últimas novedades editoriales. Según Imma Bellafont, presidenta del gremio, los libros más vendidos serán los de autoayuda, bricolaje, cocina y sobre la crisis económica, uno de los temas recurrentes de los últimos meses. Por géneros, los títulos que más salida tendrán, según Bellafont, serán los de narrativa y ensayo, y los infantiles. La mitad de los puestos estarán en Barcelona, 41 en la provincia de Girona, 28 en la de Lleida y 18 en la de Tarragona.

Pero Sant Jordi tiene otro índice de ventas: el número de rosas que se compran para regalar, no sólo entre enamorados, sino también entre compañeros de trabajo y los tenderos a sus clientas. Según Josep Vizcaíno, presidente del mercado de la flor y de la planta ornamental de Cataluña, la facturación de este día representa el 10% de la que se consigue en todo el año. Se espera vender cinco millones de rosas, es decir, dos por cada catalana.

Entre las novedades de este año destaca la iniciativa de la empresa Nice Projetcs: una rosa presentada en el interior de un bloque de hielo totalmente transparente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de abril de 2009