Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de constructores africanos irán a hacer negocios a Construmat

El salón pierde la mitad de las empresas y del espacio por la recesión

El salón de la construcción Construmat dedicará un día entero a un grupo de constructores y arquitectos africanos que examinarán los materiales que se expondrán en el salón y analizarán el mercado inmobiliario del continente. Así lo explicaron ayer los responsables del salón, que arrancará el próximo lunes marcado por la pertinaz recesión de la construcción. Ello ha provocado que el salón pierda casi la mitad de sus empresas expositoras y de su espacio respecto a la pasada edición, que se celebró en 2007. Sin embargo, el presidente de Construmat, Josep Miarnau, consideró un "éxito" reunir 1.350 empresas en pleno temporal.

Miarnau recordó que África es un "continente de contrastes" y que algunos países están ejecutando "planes de desarrollo" que incluyen la promoción de vivienda asequible. "Hay países como China que están invirtiendo muchísimo, en especial en obra civil. El reto ahora es la edificación residencial", aseguró. También se dedicará otra jornada al mercado de Europa del Este. En general, la presencia extranjera en Construmat será del 20%, proporción que satisface a la organización, dado el contexto.

Aun así, el salón deberá concentrarse en el recinto de Gran Via 2 de L'Hospitalet y dejar los pabellones de Montjuïc. La directora de Construmat, Pilar Navarro, explicó que si la feria pasa de 155.000 a 75.000 metros cuadrados es también por la segregación de dos espacios. Los instaladores y los fabricantes y diseñadores de baños tendrán este año sus propios salones.

La organización apostó, además, por que este año Construmat sea un foro de debate, en el que se pondrá sobre la mesa, entre otros asuntos, la necesidad de reorientar parte de la actividad a la rehabilitación y la construcción sostenible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de abril de 2009