Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbacho arremete contra Ordóñez por pedir reformas en las pensiones

El ministro de Trabajo asegura que la Seguridad Social no entrará en déficit este año y espera "que sea la última vez" que discrepa del Banco de España

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se puso ayer al frente de un bombardeo de críticas contra el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, por pedir el miércoles en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo reformas que garanticen la viabilidad a largo plazo del sistema de pensiones. Pese a que en la comisión los portavoces se mostraron agradecidos con sus propuestas ("moderadas", según el líder de IU, Gaspar Llamazares), la previsión de un posible déficit en la Seguridad Social en un año y la idea de alargar progresivamente la edad de jubilación desataron la ira de Corbacho y de los sindicatos.

Corbacho aseguró que "de ninguna de las maneras" habrá déficit este año en las pensiones, y añadió que espera "que sea la última vez" que tiene que discrepar del Banco de España. Ya lo hizo el pasado febrero, cuando Ordóñez aconsejó reformas en el mercado laboral. Curiosamente, la víspera, la portavoz socialista había agradecido justo lo contrario: "No queremos que nos vengan a decir exactamente lo que pensamos nosotros, sino que nos den otras visiones que nos ayuden luego a tomar decisiones".

Un estudio del ministerio prevé déficit en el sistema para 2025

Ordóñez asistió a la comisión a petición de ésta y se preocupó de dejar claro que el asunto "no es de la competencia del Banco de España". Eso no le libró ayer del aluvión de críticas. "No se puede arrojar inseguridad sobre un sistema que funciona, ni jugar con la intranquilidad de más de ocho millones de pensionistas", dijo Corbacho en tono crispado.

En su comparecencia, Ordó-ñez resaltó la necesidad de aplicar pronto medidas, porque cuanto más tarde se haga, "más traumáticas serán". Expuso algunas reformas acometidas en otros países matizando que su adopción debe ser una decisión "sobre todo, política". "El sistema español debe ser analizado a largo plazo", dijo, y añadió que las simulaciones disponibles apuntan a que, si no hay reformas, habrá un déficit creciente a partir de 2025. Ordóñez se basaba, entre otros, en un informe del propio Ministerio de Trabajo de octubre de 2008 que señala que la Seguridad Social entrará en 2008 en un déficit del 0,3% del PIB, lo que hará necesario recurrir al Fondo de Reserva. La necesidad de reformas es compartida por los economistas y consensuarlas es el objetivo del Pacto de Toledo.

Junto a Corbacho, también sindicatos y empresarios acribillaron a críticas a Ordóñez, aún yendo mucho más allá de lo que había dicho el gobernador. "No hay riesgo alguno de quiebra de nuestro sistema", apuntó el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que dijo que "sólo los apóstoles de las catástrofes perfectas están deseando que esto suceda". "Hay un exceso de locuacidad, vanidad personal y fanatismo ideológico", arremetió Cándido Méndez, secretario general de UGT. Jesús Bárcenas, presidente de Cepyme, se mostró preocupado por "ciertos alarmismos". El único que no mostró reticencia a estas previsiones fue el Partido Popular que pidió una reunión urgente del Pacto de Toledo para reformar el sistema como aconseja Ordóñez. "Que [el Gobierno] haga algo porque si no, el PP, cuando gobierne, tendrá que pedir un crédito para garantizar las pensiones", dijo su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, recoge Efe.

Entre las ideas más polémicas lanzadas por Ordóñez está la de retrasar la edad de jubilación legalmente o "mediante incentivos adecuados" o una ampliación "significativa del número de años cotizados" para el cálculo de la base reguladora (ahora son 15), que implicaría una reducción de las pensiones. Los sindicatos rechazaron el retraso en la jubilación y Corbacho dijo que hay suficiente flexibilidad. El ministro de Fomento, José Blanco, dijo que "no es el debate actual", pero el PP se aferró a una frase suya -indicando que una persona con 65 años se encuentra "con plena capacidad para hacer cosas"- para indicar que el Gobierno está dividido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 2009