Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castilla-La Mancha promete trabajo a los parados que agoten la prestación

El Gobierno regional impulsará 11.000 contratos hasta que los desempleados puedan volver a cobrar el paro - Destinará a cada empleo 865 euros al mes

A grandes males, grandes remedios o, en palabras del presidente de la comunidad de Castilla-La Mancha, José María Barreda, "respuestas excepcionales en un momento excepcional". El Gobierno castellano-manchego anunció ayer la puesta en marcha de un plan de choque, antes del 1 de mayo, para contratar durante un mínimo de seis meses a todos los desempleados de la comunidad que agoten la prestación de desempleo. La medida, que tiene que ser negociada con agentes sociales, diputaciones y ayuntamientos afectará, en principio, a unos 11.000 parados y costará al Ejecutivo autónomo entre 30 y 32 millones de euros. Ese dinero pretende complementar, de forma específica en una región, el Plan E del Gobierno, destinado a crear empleo localmente con un presupuesto de 8.000 millones de euros.

Barreda asegura que lo importante es que no haya 'lunes al sol'

Los contratados trabajarán en obras, jardines y asistencia social

Con datos de febrero, en Castilla-La Mancha había 164.532 parados registrados de los que 106.466 recibían alguna prestación. Pero la nueva medida no va dirigida a los restantes 58.000 parados sin cobertura, pues entre ellos los hay que no han generado derecho a cobrar prestación de desempleo (incluidos 10.000 parados sin empleo anterior) o pueden acceder a otro tipo de ayudas y planes específicos, sino a los que ahora agoten la prestación por desempleo. La tasa de paro de la comunidad es del 14,9%, según la última Encuesta de Población Activa, un punto superior a la media estatal.

La Consejería de Trabajo de Castilla-La Mancha que dirige María Luz Rodríguez ya ha hecho un esbozo del nuevo plan. Contratarán las diputaciones y los ayuntamientos que recibirán del Gobierno autónomo 865 euros al mes por puesto creado. De esa cantidad, 765 euros irán al bolsillo del empleado -el salario mínimo son 624 euros- y 100 euros a cotizaciones sociales. Por supuesto, el empleador puede fijar salarios superiores a ese mínimo de 765 euros.

Los contratos, ya sea a tiempo completo o a tiempo parcial, tendrán una duración mínima de 180 días. De esa forma, el nuevo empleado cotizará el tiempo suficiente como para recibir más ayudas si la tormenta de la crisis no escampa.

Las tareas a las que se dedicarán los nuevos contratados en Castilla-La Mancha serán obras de mejora urbanística, infraestructuras, jardinería, mantenimiento y tareas de interés social como la atención a los mayores y menores de cero a tres años.

Con las cifras de paro creciendo de forma inexorable hacia los cuatro millones de personas en toda España, Barreda ha recogido la idea, muy extendida, de que es necesario evitar que un amplio número de trabajadores se queden sin recurso alguno en los próximos meses. Con un matiz: según la consejera María Luz Rodríguez, no se trata sólo de cubrir necesidades mínimas, sino de ocupar a personas que, de otra forma estarían mano sobre mano.

El objetivo, explicó el propio Barreda ayer en Toledo, es lograr que en Castilla-La Mancha "no haya lunes al sol, para que no tengamos personas sin trabajo, sin prestaciones y sin tener nada que hacer en estos momentos tan difíciles".

La medida de choque para el empleo, en cualquier caso, forma parte de un plan más amplio, que tendrá que ser debatido con partidos, sindicatos y empresarios de la región y que, según la consejera Rodríguez perseguirá un objetivo más que ambicioso: "poner las bases para otro modelo de crecimiento económico".

En mayor o menor medida, en todas las comunidades autónomas se elaboran y/o debaten en estos momentos planes y proyectos para fomentar el empleo. En Madrid, por ejemplo, informa Íñigo de Barrón, la Consejería de Empleo planea facilitar la búsqueda de trabajo a personas sin empleo que estén dispuestas a recibir un curso de formación a la vez que desempeñan una labor remunerada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de abril de 2009