Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hernández avaló una adjudicación de 5,7 millones a su antigua empresa

El parlamentario fue apoderado de la firma hasta la víspera de fichar por la Diputación

El extenso currículum del aspirante a conselleiro de Obras Públicas y representante de Alberto Núñez Feijóo en el traspaso de poderes, Agustín Hernández, ha mezclado durante cuatro años la gestión de lo público y su actividad privada en el sector de la construcción. Hernández, ingeniero y funcionario de carrera de la Administración autonómica, abandonó en agosto de 2005 -cuando el PP perdió el poder- la Dirección Xeral de Obras Públicas y también la Xunta para fichar por dos constructoras a las que su departamento había otorgado contratos millonarios. Y dos años más tarde, en junio de 2008, de regreso en una institución, como director de infraestructuras en la Diputación de Pontevedra (también controlada por el PP), avaló la adjudicación de un puente por 5,7 millones de euros a la constructora Sercoysa, en la que figuró como apoderado hasta la misma víspera de incorporarse para desempeñar el alto cargo en el organismo que preside Rafael Louzán.

Las fechas que figuran en el Registro Mercantil son elocuentes. Agustín Hernández Fernández de Rojas cesó como apoderado de la sociedad Sercoysa, Proyectos y Obras SA, el 14 de enero de 2008. Al día siguiente, Louzán y Xosé Crespo, presidente y vicepresidente de la Diputación, lo presentaron en rueda de prensa como el hombre "que potenciará la humanización de la red de carreteras". No fue el único anuncio trascendente que salió de la institución provincial aquella mañana de enero. También se supo que tres empresas optarían finalmente a diseñar y ejecutar un puente sobre el río Lérez para mejorar el acceso oeste a Pontevedra por Montecelo. Entre las finalistas para diseñar y construir el viaducto estaba, junto a las firmas Atesvi y Taboada y Ramos, una unión temporal de empresas integrada por Sercoysa y Traima SL.

Apenas cinco meses más tarde, el 4 de junio de 2008, el Gobierno de la Diputación de Pontevedra emitió su veredicto: Sercoysa y Traima levantarían el sexto puente sobre el Lérez a cambio de 5,7 millones de euros. Aunque el fallo correspondió a la Junta de Gobierno, fue el propio Hernández quien acreditó ante la prensa las características técnicas del proyecto ganador. El director de infraestructuras avaló "la solución constructiva" que Sercoysa había diseñado durante la etapa en que Hernández figuraba como apoderado de la firma. Defendió su "menor agresividad" con el medio ambiente, puesto que el diseño de Sercoysa evitaba "los rellenos en el cauce del Lérez gracias a un viaducto de 110 metros de luz que salva el ancho del río" y coloca los pilares en la orilla. Hernández, que dos años antes había ejercido como director de Construcción de Sercoysa, también subrayó la "técnica de ingeniería elegida" que, a su juicio, permitiría concluir la infraestructura en sólo doce meses.

Fuentes de la empresa aseguraron ayer a este diario que Hernández dejó de trabajar para Sercoysa en 2006, cuando se incorporó al grupo Puentes y Calzadas. "No tiene lógica que esté al mismo tiempo en dos empresas que son competencia", subrayan estas fuentes. Sercoysa atribuye su demora -de más de un año- en dar de baja a Hernández en el Registro Mercantil como apoderado de la sociedad, a "un error ", puesto que nadie en la empresa se acordó hasta entonces de realizar la comunicación al registro.

En dos firmas a la vez

En lugar de truncarse con la llegada del bipartito y su salida de la Xunta, la trayectoria profesional de Agustín Hernández siguió creciendo desde 2005 en la empresa privada. El ingeniero de Caminos, Canales y Puertos con buen nombre en el sector, evitó regresar a su plaza de funcionario en la Administración autonómica y optó por hacer carrera en las constructoras a las que su departamento había adjudicado contratos millonarios. En octubre de ese mismo año Sercoysa ya lo nombra director de construcción. En septiembre de 2006 otra concesionaria de obra pública, Puentes y Calzadas, lo ficha como consejero de su filial de prefabricados, Prethor SL. Sorprendentemente, Hernández compatibiliza su labor en este grupo constructor con el cargo de apoderado en Sercoysa, en el que no cesa hasta el 14 de enero de 2008, la víspera de incorporarse a la Diputación de Pontevedra como director de infraestructuras.

Según figura en el Registro Mercantil, Hernández deja de ser consejero de Prethor el 28 de marzo de 2008. Desde entonces, no consta en el citado Registro que haya participado en ninguna otra empresa privada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de abril de 2009

Más información