La UPV retrasa hasta 2010 la puesta en marcha de los títulos de Bolonia

El Rectorado opta por la oferta existente antes de proponer títulos novedosos

La Universidad del País Vasco (UPV) apurará al máximo el plazo para adaptarse al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), conocido como proceso de Bolonia. El Rectorado ha tenido que postergar hasta el curso 2010-2011 la implantación de las nuevas titulaciones de grado que sustituyen a las licenciaturas y diplomaturas. El nuevo rector, Iñaki Goirizelaia, y sus vicerrectoras de Ordenación Académica y Calidad e Innovación Docente, Carmen González Murua e Itziar Alkorta, respectivamente, detallaron ayer a la prensa las razones que aducen para el retraso.

"No hemos querido arriesgarnos a presentar una propuesta antes de tener las garantías legislativas necesarias", recalcó González Murua. Dos textos fundamentales para el proceso no han sido publicados hasta el pasado mes de febrero: el polémico decreto del Gobierno vasco que fija en 30 el mínimo de nuevos estudiantes para mantener una titulación en castellano (20 si se imparte en euskera) y la orden ministerial que regula las ingenierías. Esta vicerrectora insistió en la complejidad de la UPV, con un centenar de carreras a adaptar, frente a universidades que ya han culminado la reforma, como Deusto y Mondragón. Con todo, se comprometió a que antes de julio próximo todas las propuestas de titulaciones sean aprobadas para que quienes el año que viene se preinscriban en la UPV "encuentren una universidad transformada, sin asignaturas que lleven el asterisco de pendiente".

Más información

La primera fase se ha centrado en adaptar los títulos ya existentes. No habrá por ahora grandes novedades, más allá de licenciaturas de segundo ciclo que se convertirán en grados. Es el caso de los tres nuevos títulos de Empresariales que se impartirán en Sarriko o Bioquímica y Biología Molecular en Ciencia y Tecnología. González Murua defendió la nueva estructura por la que los grados de un área compartirán dos primeros cursos comunes. Este modelo facilitará que los estudiantes "sin una vocación clara" cambien de una titulación a otra. Además, permítirá mantener la mayoría de carreras que no llegan a 30 estudiantes, como las seis que se imparten en la Escuela de Ingeniería de Vitoria.

Pocas facultades, entre ellas Sarriko y Ciencias Sociales, han terminado los deberes. El resto ultima sus propuestas a contrarreloj, con especial ansiedad entre los amenazados por el decreto del Gobierno, como la Facultad de Letras y la Escuela de Náutica. "Estamos ahogados", reconocen varios decanos, que incluso consideran "optimista" la fecha de julio.

El calendario

- Los centros tienen que entregar sus propuestas antes del 30 de abril a la Comisión de Ordenación Académica y Doctorado.

- Ya en mayo, el Consejo de Gobierno de la UPV empezará a debatirlas en diversas sesiones.

- Goirizelaia se compromete a que en julio haya un mapa de titulaciones aprobado por el Consejo de Gobierno.

- Las propuestas han de ser aprobadas por las agencias de evaluación autonómica y nacional, el Consejo Social de la UPV y el Consejo de Universidades del Ministerio de Educación. Después tendrán que ser autorizadas por el Gobierno vasco e inscritas en el Registro de Universidades, Centros y Títulos.

- En el próximo curso 2009-2010 estará completa la oferta de posgrados oficiales, que se han ido implantando progresivamente en los últimos tres años.

- Los grados adaptados a Europa empezarán a darse ya en el curso 2010-2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50