La remodelación del Ejecutivo

Gabilondo promete impulsar Bolonia con mano firme

El ex rector intentará promover "un gran pacto" político y social

No tardó ni un minuto el nuevo ministro de Educación, Ángel Gabilondo, en sacar el tema que le ha llevado directo a esa cartera: el conflicto de la reforma universitaria de Bolonia. Escuchará los argumentos de todos, dijo, "con la mano próxima y tendida", pero actuará "con firmeza", añadió. El ya ex presidente de los rectores tomó posesión de su ministerio, que ha recuperado la competencia sobre universidades apenas un año después de haberla perdido.

Arropado por varios rectores (el de la Universidad Carlos III, y las rectoras de Málaga y Baleares), Gabilondo quiso dejar claro -por si los estudiantes que llevan meses protestando en diversas universidades tenían alguna duda- que la reforma para crear un espacio europeo de educación superior (la de la Declaración de Bolonia) "no ha de pararse". "Es una apuesta que apoyo claramente", afirmó. Y explicó por qué: "España está en un marco europeo de educación superior que comporta medidas para que los títulos sean homologables en toda Europa".

"Creo en la educación pública y en el coraje público de los educadores"
Más información
Salgado convoca a sindicatos y patronal para desbloquear el diálogo social

Gabilondo dijo que el proceso de Bolonia debe ser "diverso y homogéneo, pero no uniforme", y añadió que hay que estudiar los mecanismos para llegar a su culminación. El nuevo titular de Educación hizo además una clara defensa de "lo público": "Creo en el valor público de la educación, creo en el coraje público de los educadores, en las políticas públicas", enfatizó.

La búsqueda del consenso estuvo también presente en su discurso. Repitió varias veces su ofrecimiento de "diálogo" a todos los sectores y habló de "pacto" de todos los niveles educativos, fuerzas políticas y sociales y comunidades: "La educación sólo es posible sostenida en un gran pacto que ponga los valores y convicciones por encima de otros intereses". Esto ya lo han intentado otros ministros. Sin ir más lejos, Mercedes Cabrera, a la que sustituye y ante la que alabó su "estilo" al frente del ministerio. Junto a Cabrera, muy emocionada -apenada, según comentó, por dejar el equipo con el que ha trabajado codo con codo durante tres años-, presenciaron el traspaso de poder la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega; la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín; el ministro de Industria, Miguel Sebastián (gran amigo de Cabrera), y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Precisamente a la conexión entre Garmendia y Gabilondo se refirió De la Vega, tras el Consejo de Ministros, ante la inquietud de algunos colectivos por la separación de la universidad y la ciencia: "No se mermará la transferencia de conocimiento", trabajarán "en permanente colaboración" para impulsar la investigación que realizan las universidades, más del 60% de la que se hace en España.

Ángel Gabilondo recibe la cartera de manos de Mercedes Cabrera ante Fernández de la Vega.
Ángel Gabilondo recibe la cartera de manos de Mercedes Cabrera ante Fernández de la Vega.BERNARDO PÉREZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS