Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La remodelación del Ejecutivo

Salgado convoca a sindicatos y patronal para desbloquear el diálogo social

La vicepresidenta pide a la banca que ayude "con prontitud" a familias y 'pymes'

El empleo será la piedra angular de la política económica en la nueva etapa del Gobierno. Para reafirmar esa prioridad, la flamante vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se comprometió ayer a impulsar con los sindicatos y la patronal, el diálogo social, que se encuentra estancado y en peligro de enquistarse, y anunció que les convocará para la próxima semana.

La primera mujer que llega al Ministerio de Economía y Hacienda en España se puso el mono de trabajo allí mismo, en la sala de audiencias del viejo Palacio de la Aduana, delante de decenas de cámaras y arropada por ocho miembros del Ejecutivo con la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, al frente. A los agentes sociales, que no estaban presentes en la toma de posesión, les pidió "algo más que diálogo" y que sean los "aliados" del Gobierno contra la crisis. "Contarán con mi máxima implicación para impulsar el diálogo social", añadió.

"No esperaremos quietos, tenemos que salir a buscar la recuperación", dijo

El presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, que excusó su ausencia de la toma de posesión de Salgado diciendo que no le habían invitado, contestó en la posterior de José Blanco como ministro de Fomento que la nueva vicepresidenta segunda contará con la total disposición de los empresarios y que le entregará las mismas propuestas que le había entregado a Solbes. Es decir, un contrato con indemnización más barata en caso de despido (20 días por año trabajado) y reducción de las cotizaciones sociales, entre otras.

Esas dos reivindicaciones son, precisamente, los puntos de desencuentro con los sindicatos, que recibieron con satisfacción la convocatoria de la ministra, pero que mantienen su postura unívoca en contra de las pretensiones de la patronal. El diálogo está complicado.

A juicio de Salgado, en España a la crisis se une una fuerte destrucción de empleo en la que, dijo, detrás de las cifras están personas y familias que sufren sus consecuencias. "Este problema tiene mucho que ver con el actual modelo económico, que el Gobierno se ha comprometido a cambiar".

El discurso fue breve, pero dio para mucho. También sirvió para pedir la colaboración de los agentes sociales, administraciones públicas y partidos políticos y exigir a la banca que ayude a superar las dificultades de familias y empresas en la afluencia al crédito. Salgado aprovechó para destacar que la misma fortaleza que ha mostrado el sistema español frente a la crisis "gracias a un excelente modelo de supervisión" se muestre "con rigor, pero también con prontitud, a ayudar a superar las dificultades de las familias, autónomos y pymes". Allí estaba, como representante del sector, Miguel Martín, presidente de la Asociación Española de Banca, para tomar nota.

También dejó Salgado alguna frase para su corolario particular. "No esperaremos quietos a que la economía se recupere, tenemos que salir a buscar la recuperación, luchar por ella", subrayó. Pero advirtió de que el Gobierno "no puede hacerlo solo" y dejó bien claro que España no podrá salir de la crisis si no es de la mano del resto de Europa. Por eso solicitó el apoyo de todos para afrontar los momentos "especialmente difíciles" que atraviesa la economía. Para terminar, Salgado lanzó una misiva de aliento: "Juntos podemos y juntos lo vamos a lograr".

Antes de entrar en materia, tuvo palabras de afecto hacia el presidente por haber confiado en ella por tercera vez -ha sido ministra de Sanidad y Administraciones Públicas- y, sobre todo, hacia su predecesor, Pedro Solbes, del que aseguró haber aprendido "muchas cosas", como que "la política es sinónimo de servicio a los demás y que exige dedicación, honestidad y profesionalidad". Y le piropeó: "En nombre de la amplísima mayoría de los españoles, muchas gracias por tus años de trabajo y desvelos, cercanía y buen hacer. Porque en muchos momentos has puesto por delante de tus intereses personales y familiares el servicio público con mayúsculas".

Solbes sigue de diputado

La anterior despedida de Solbes de Economía fue en 1996 y le dejó el cargo a Rodrigo Rato, del PP. Ayer se lo pasó a una compañera de grupo, a la que correspondió con halagos ("su formación, experiencia y capacidad de trabajo son las mejores cualidades para hacer frente a este incierto presente").

Solbes, que mantendrá su acta de diputado por Madrid "al menos durante un tiempo", repitió una frase muy suya: "A ciertas edades hay que plantearse otras cosas y hoy ha llegado el momento de poner fin a más de 40 años en la función pública". Luego indicó que tiene "los sentimientos encontrados", ya que se va "razonablemente satisfecho" por los aciertos y por haber contribuido a la modernización y apertura de la economía española, pero con el "pesar" por los errores cometidos y los que no se han podido evitar.

El último año, a su juicio, ha sido "especialmente intenso", dado que la economía mundial se enfrenta a una crisis sin precedentes, que le obligó a entrar "en terrenos menos explorados en busca de soluciones más arriesgadas". Añadió que ha hecho lo que le parecía más correcto y conveniente al país.

Solbes terminó, mirando a Salgado: "Aún queda muchísimo por hacer". Y como era un día para frases pomposas, le regaló ésta: "Todo ministro es heredero de su predecesor, pero deja unas tareas pendientes a su sucesor".

Los primeros mensajes de los ministros

- Elena Salgado, (Economía). "Reclamo a los bancos y las cajas rigor y prontitud para ayudar

a familias y empresas a superar las dificultades dando créditos".

- Manuel Chaves (Política Territorial). "Mi reto más urgente es culminar la reforma de la financiación autonómica, una exigencia para la que el Gobierno tendrá la suficiente habilidad y responsabilidad".

- Ángel Gabilondo (Educación). "El proceso de Bolonia no tiene marcha atrás, aunque hay que estudiar los mecanismos para llegar a su culminación. Creo en la mano próxima y tendida, pero con firmeza y diálogo".

- José Blanco (Fomento). "Estimularé la actividad y competitividad de las empresas de infraestructuras y transportes y adecuaré las estructuras del país para un futuro con garantías".

- Trinidad Jiménez (Sanidad). "Pienso llevar adelante la Ley de la Dependencia, a pesar del momento económico, buscando el esfuerzo y diálogo con las comunidades".

- Ángeles González-Sinde (Cultura). "En un momento en que todos somos internautas, hay que tener en cuenta la opinión de todos, para encontrar una solución que sea buena para todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009

Más información