Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro del estadio de Montjuïc, en el aire

El Consistorio se inclina por combinar deporte y espectáculos tras la marcha del RCD Espanyol

El estadio de Montjuïc quiere reinventarse cuando su inquilino preferente, el Real Club Deportivo Espanyol, deje las instalaciones al término de la actual Liga de Fútbol. La cuestión es cómo. De momento, el Consistorio de Barcelona se inclinado por una mezcla de usos: cambinar deporte, espectáculos y actividades de ciudad. Es decir, no se repetirá la ocupación preferente por una entidad como ha ocurrido con el equipo de fútbol desde 1998.

El estadio encarará a partir del verano una reforma prácticamente total de sus instalaciones con vistas al Campeonato Europeo de Atletismo, que se celebrará en julio del próximo año. De hecho, la rehabilitación de toda la fachada del estadio ya se ha realizado y en ella se han invertido 12 de los 29 millones de euros que costará la puesta a punto de todas las instalaciones. "Han pasado 20 años desde su inauguración y necesita una reforma en profundidad", comentó ayer el delegado de Deportes del Consistorio, Pere Alcober.

CiU y el PP critican que no se concreten los usos y las cuentas

MÁS INFORMACIÓN

Desde el videomarcador hasta todas las instalaciones de prensa y equipamientos para medios de comunicación, pasando por los vestuarios y los servicios para espectadores. También se renovará el mobiliario de competición y se instalará una pista sintética de atletismo "que sorprenderá por el color", comentó Alcober, que no quiso precisar si, por ejemplo, podría ser azul.

El delegado de Deportes y Carles Martí, el primer teniente de alcalde, presentaron ayer el plan estratégico del estadio, que debe definir los usos del equipamiento a partir de 2010. Lo que concretaron fue que a partir del año que viene será una empresa municipal la que lleve la gestión directa de forma conjunta con la del Palau Sant Jordi.

El futuro del estadio estará ligado al deporte, a los espectáculos, a más actividades de ciudad y a más explotación turística del complejo. Sin embargo, la concreción de todo queda para más adelante. En cuanto al deporte, Martí sí apuntó que mantienen conversaciones para que el estadio acoja partidos de rugby, incluso competiciones internacionales y que también sea la sede de la selección catalana de fútbol. Con relación a los espectáculos, los ediles señalaron la posibilidad de que parte de los conciertos del BAM de la Mercè se desplacen del Fórum al estadio, que podría acoger incluso representaciones operísticas, algo en lo que ha mostrado interés el Liceo, puntualizó Martí. La tercera parte de las actividades estaría enfocada más a las escuelas y los clubes de atletismo, que podrían utilizar las instalaciones los sábados. En cualquier caso, todo está sólo hilvanado.

Ni CiU ni el PP, en la oposición en el Consistorio, ven bien las decisiones del bipartito en cuanto al estadio. CiU se opone a crear una nueva empresa y apostó para que gestione el estadio el Instituto Barcelona Esports. De paso, echó en cara al bipartito que no haya consensuado con la oposición los usos de la instalación, algo siempre controvertido.

Por su parte, el PP criticó el retraso en la concreción de qué pasará exactamente en el futuro y la falta de información sobre el plan financiero. Es decir, sobre si la gestión será íntegramente pública o no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009