Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pasarela de Mompás rebajará su impacto para satisfacer al Gobierno

El ministerio sigue sin emitir una declaración favorable sobre el proyecto

El Ministerio de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de San Sebastián están revisando el proyecto de la pasarela de Mompás para incorporar mejoras que permitan reducir su impacto medioambiental en la costa donostiarra. El alcalde, Odón Elorza, señaló ayer que el objetivo de la revisión del proyecto, una intervención presupuestada en torno a los 12 millones de euros y cuya construcción correrá a cargo del ministerio es eliminar "las afecciones medioambientales" de esta estructura que "preocupan" al Gobierno autónomo.

El proyecto se ha visto envuelto en una polémica entre el Ayuntamiento y la consejería de Medio Ambiente, hasta ahora en manos de Esther Larrañaga (EA). Ésta se opuso a su construcción alegando que choca con el Plan Territorial Sectorial de Ordenación y Protección del Litoral del País Vasco, una normativa de obligado cumplimiento que cataloga esta zona como de especial protección.

El primer edil donostiarra explicó en una rueda de prensa que la tramitación de este proyecto promovido por la Dirección General de Costas "sigue su curso normal" tras la reunión que mantuvo el pasado miércoles con la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa. El proyecto, recalcó Elorza, ha sido calificado de "obra de interés general" y "se hace con el amparo de la Ley de Costas", aunque el ministerio aún no ha emitido una declaración de impacto ambiental favorable que permita llevar a cabo su ejecución definitiva.

El Gobierno central no ha adjudicado todavía esta obra, que supondrá la construcción de un paseo de siete kilómetros a lo largo de toda la fachada marítima de la capital guipuzcoana. Estaba previsto que las obras comenzasen el pasado año.

El primer edil informó además de que el Ministerio de Medio Ambiente sacará a licitación de forma urgente las obras para reencauzar el río Urumea y construir un "parque fluvial" en su margen izquierda para unir el barrio de Loiola con el paseo de Vizcaya mediante un paseo peatonal y un bidegorri, obras presupuestadas en 1,8 millones de euros.

El primer edil anunció igualmente que el citado ministerio tramitará también de forma urgente la segunda fase de las obras en la Depuradora de Aguas Residuales de Loiola, asumiendo su coste, para así eliminar los malos olores que se producen en estas instalaciones. El proyecto está siendo redactado por la Confederación Hidrográfica del Norte y supondrá una inversión de cinco millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009