Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Animalario arrasa de nuevo en los Max

'2666', de Àlex Rigola, logra el premio al mejor espectáculo teatral y escenografía

Animalario, el grupo más controvertido y polémico del teatro español contemporáneo ha vuelto a arrasar en los Premios Max de las Artes Escénicas que en su XII edición se celebró anoche en Las Palmas de Gran Canaria. La compañía madrileña se hizo con cuatro estatuillas de las cinco a las que aspiraba (director de escena Andrés Lima, mejor adaptación teatral Alberto San Juan, mejor actor protagonista Javier Gutiérrez y mejor productor privado de artes escénicas, galardón este último que se lleva por cuarta vez en cinco años). Y dejó para otro la de mejor espectáculo teatral que recayó en 2666, espectáculo del Teatre Lliure dirigido por Àlex Rigola e inspirado en Roberto Bolaño, el desaparecido escritor que está arrasando por medio mundo, montaje que también se hizo con la mejor escenografía de Max Glaenzel y Estel Cristià. Cabaret líquido de Lavi e bel obtuvo el Max al mejor espectáculo musical y Sirena a la plancha de Sol Picó, el de danza. Mientras, el Max de Honor recayó en el director Miguel Narros, que recibió una calurosa ovación con todo el público puesto en pie.

La gala se inició con la bienvenida dada por Eduardo Bautista, presidente del Consejo de dirección de la SGAE, entidad organizadora de estos premios que se celebraron anoche en el Teatro Cuyás. Tras él intervino Asunción Balaguer y la voz de su inolvidable marido, Paco Rabal, cantando unas coplillas a este teatro que él mismo inauguró hace 10 años. El evento, una especie de homenaje a los que hoy son los herederos del teatro independiente, tuvo un marcado tono humorístico y ofreció momentos brillantes de la mano del grupo Sexpeare, del conductor de la gala Ángel Ruiz, y Leo Bassi, menos provocador y numerero que nunca, pero que llenó el espacio de una poética bufoescénica muy de agradecer.

También hubo rostros conocidos entregando premios como María Esteve, Irma Correa, Ernesto Caballero, Isabel Prinz, Jordi Millán, y no sólo famosos de los escenarios, sino también de otras artes como las que maneja el ministro de Cultura, César Antonio Molina, el director general de Arteria, Ramiro Osorio, José Luis Borau, presidente de la SGAE, y otras autoridades canarias, como el cantante Caco Senante, al que muchos consideran como tal.

Entre los que obtuvieron estatuilla los hubo que lo hicieron por partida doble como Carles Santos (dirección musical y composición para espectáculo), la obra Germanas (Carol López mejor autor en catalán y Paul Berondo mejor actor de reparto), Teresa Nieto (mejor coreografía y mejor intérprete de danza); La tortuga de Darwin que logró los dos premios a los que optaba (Juan Mayorga como mejor autor en castellano y Carmen Machi mejor actriz); Barroco (mejor iluminación de Juan Gómez Cornejo y figurinista Angelina Adlagic).

En cuanto a los premios que decide el comité ejecutivo estuvo el Max Hispanoamericano que obtuvo el argentino Roberto Cossa y el Premio Nuevas Tendencias que fue a parar a Escena Contemporánea. El Premio de la Crítica que concede un jurado de expertos teatrales, fue para El mes de la danza de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 2009