Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primera intervención de una caja

El Gobierno acude en ayuda de Caja Castilla La Mancha ante sus problemas de liquidez

El Ejecutivo aprueba un aval máximo de 9.000 millones para la entidad - El Banco de España destituye al consejo ante el deterioro de capital de la caja

Pedro Solbes lo advirtió el 23 de marzo pasado. En un mensaje que no fue muy bien entendido, el vicepresidente económico dijo que "las entidades insolventes deben ser fusionadas o intervenidas". Quizá estaba pensando en la Caja Castilla La Mancha (CCM), presidida por el ex diputado socialista Juan Pedro Hernández Moltó, que ayer tuvo el dudoso honor de inaugurar la lista de cajas de ahorros intervenidas por el Banco de España. El apoyo a la entidad mediante préstamos avalados por el Estado se convierte en el primero desde que estalló una crisis financiera internacional que ha obligado a rescatar grandes bancos en EE UU y la mayor parte de los países europeos.

Tras fracasar el viernes el intento de que CCM fuese absorbida por Unicaja, la Comisión Ejecutiva del Banco de España decidió el sábado intervenir la entidad, mediante el cese de todo el consejo, con Hernández Moltó a la cabeza, y el nombramiento de tres funcionarios del banco central para dirigir la caja. De inmediato, el Banco de España comunicó la intervención a Solbes, así como la necesidad de facilitar financiación a la caja ante la crisis de liquidez en que se veía inmersa ante la continuada fuga de depósitos.

CCM se estaba desangrando por la retirada de depósitos

El Gobierno garantiza el dinero de depositantes y acreedores

Un Consejo de Ministros extraordinario aprobó un decreto-ley para facilitar esa financiación a la caja. Para ello, el Gobierno dará un aval máximo de 9.000 millones de euros, una cifra que el vicepresidente espera que no haga falta alcanzar. Inicialmente, según explicó, el Banco de España habrá de inyectar en Caja Castilla La Mancha entre 2.000 y 3.000 millones.

El Gobierno puso especial énfasis en que las medidas tomadas por el Ejecutivo y el Banco de España garantizan plenamente el dinero de los depositantes y acreedores. Aún más, Solbes insistió varias veces en que Caja Castilla La Mancha "a día de hoy" se trata de una entidad solvente, en la que no hay un agujero financiero o patrimonial. Y circunscribió el problema a "dificultades transitorias de liquidez". Un comunicado enviado poco después por el Banco de España da un paso más allá. La entidad presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez también señala que la caja "tiene patrimonio neto positivo y es, por tanto, una entidad solvente", Sin embargo, a renglón seguido admitía también problemas con su "capital regulatorio".

Esta ha sido la semana trágica de Caja Castilla La Mancha, la entidad número 11 por volumen de créditos. La entidad debía encontrar una solución -la fusión con Unicaja- antes del martes, 31 de marzo, cuando se deben aprobar las cuentas de 2008. Cuando el viernes pasado la entidad andaluza se negó a aceptar la absorción de CCM, se dispararon todas las alarmas. Actuando contrarreloj, el Banco de España decidió la intervención el sábado y la hizo pública ayer.

El organismo reconoce que toma su decisión "después de que no hayan fructificado las conversaciones mantenidas en las últimas semanas con objeto de encontrar una solución en el ámbito del Fondo de Garantía de Depósitos de las cajas de ahorros", que "hubiera evitado la utilización de recursos públicos". Y concluye: "El deterioro al que podía verse expuesta la entidad en caso de continuar la búsqueda de este tipo de soluciones ha hecho aconsejable la actuación del Banco de España para evitar que el resultado final pudiera resultar muy costoso para el contribuyente".

La caja tenía dos problemas: liquidez y capital. CCM se estaba desangrando desde hacía un año y medio (de manera alarmante en los dos últimos meses) por la continua retirada de depósitos de la entidad, lo que afectaba a su liquidez. Es el problema que se intenta solucionar con los préstamos del Banco de España y el aval del Estado. El segundo problema, el que explica la destitución de todo el consejo de administración, es la insuficiencia de recursos propios. El supervisor admite que "la falta de capital regulatorio es lo que ha aconsejado el cese de los consejeros".

Hernández Moltó, que ayer reunió a directivos de la caja para explicarles la nueva situación, declaró que la entidad está tras la "adecuada" intervención "en las mejores manos que puede estar una entidad financiera". CC OO pedirá hoy una reunión con el Banco de España para solicitar garantías de empleo para los casi 3.000 trabajadores de la caja.

Con la intervención pública, el Gobierno y el Banco de España esperan que regrese la normalidad a las cuentas y se recupere la liquidez. Sin embargo, el Banco de España tiene abiertas todas las posibilidades para el futuro de CCM. Desde buscar una fusión, vender parte de sus activos al Fondo de Garantía de Depósitos y mantener la marca, hasta su liquidación. "Esto es lo último. Se intentará no llegar hasta aquí, pero todo se irá viendo cuando se conozca con detalle la situación interna", apuntan en el Banco de España.

Según diferentes analistas, lo que llama la atención de la situación de CCM es la rapidez con la que ha deteriorado sus cuentas. Hace un año, la cobertura que tenía sobre los créditos morosos estaba cerca del 300%. Ahora ha bajado al 50%, según estimaciones de personas cercanas a la entidad. La morosidad se sitúa cerca del 5%, según la entidad, debido a la fuerte inversión en promotores, constructores e hipotecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de marzo de 2009