Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primera intervención de una caja

La Junta andaluza y el supervisor

El viernes pasado hubo una reunión entre el vicepresidente económico de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y el gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez que, según varias fuentes, fue "mal" y "tensa". Sobre la mesa: el estado de la fusión Unicaja-Caja Castilla La Mancha, acordada por los consejos de ambas entidades hace un mes.

La Junta quería mayor implicación del Banco de España para que Unicaja absorbiera a CCM. "Los avales que se pedían no se han dado. Estábamos dispuestos a colaborar, pero si la operación era razonable. A lo que no estábamos dispuestos es a que la fusión metiera en un agujero a Unicaja", señalan fuentes del Gobierno andaluz.

Estas fuentes culpan directamente a Fernández Ordóñez de que la operación se haya ido al traste, al preferir la intervención antes que dar mayores compensaciones.

Por parte de Unicaja, no hubo comentarios. Pese a las reticencias, las fuentes consultadas destacaban que "es obvio que la postura de la entidad ha sido siempre la de ir a una fusión [con Caja Castilla La Mancha] bajo unos determinados parámetros y si no se daban se entendía que no. Esa postura es la que hemos defendido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de marzo de 2009