Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CCM concedió un tercio de sus créditos a solo tres familias

El pliego de cargos del Banco de España constata que la caja tenía una "clara carencia de estructura" y denuncia su escaso control del riesgo

El pliego de cargos elaborado por el Banco de España contra los 20 ex responsables de Caja Castilla La Mancha plantea la posible comisión de dos faltas muy graves y una grave al tiempo que denuncia que no tenía una política definida para la concesión de riesgos crediticios, había una incontrolada financiación a las sociedades participadas y una excesiva concentración en el sector inmobiliario. Concretamente, denuncia que 20 clientes tenían créditos por valor de 1.723,4 millones de euros, 459 de ellos concedidos a tres grupos familiares, un 29% de sus recursos.

En el documento, al que ha tenido acceso Efe y que recoge las conclusiones del informe de la Inspección adelantado por EL PAÍS en mayo, el Banco de España afirma que la caja intervenida a finales de marzo tenía una "clara carencia de estructura organizativa, así como importantes deficiencias en los mecanismos de la caja para el control interno de las actuaciones inversoras". Por este motivo, solicita importantes sanciones

e inhabilitaciones de hasta diez años para sus ex consejeros.

La institución presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez detecta operaciones concedidas a personas relacionadas con la entidad, con un importe de riesgo elevado en relación con su capacidad de devolución, "cuya finalidad, en algún caso, está destinada a aportar recursos a otros acreditados insolventes o a la generación de plusvalías no justificadas". Además, destaca el trato a tres grupos familiares que participan de forma conjunta en un gran número de proyectos, con un riesgo agregado de todos ellos de 459 millones de euros, un 29% de los recursos propios declarados por CCM.

Tres casos particulares

A parte de ellos, el texto expone que hay 17 clientes más en similares circunstancias, con lo que la exposición de la caja en todos ellos es de 1.723,4 millones, un 107% de los recursos propios declarados. De hecho, el informe también presta atención a los créditos concedidos a las sociedades participadas por CCM, entre los que cita tres casos: el Aeropuerto de Ciudad Real, IT Deusto y Colonial.

Del primero, expone que la caja ha asumido un riesgo con su financiación de 336,9 millones (el 100% de la financiación bancaria del proyecto), a los que se suman los 65,5 millones concedidos en créditos a otros socios del proyecto, lo que podría llevar a la caja a quedarse con el 65% del capital. El organismo expone también que en la fusión de IT Deusto y Tecnobit la caja realizó una operación en marzo de 2009 -a punto de la intervención, cuando "no disponía de liquidez" y necesitaba una desinversión de activos- en la que se hizo con el 40% de una empresa no cotizada proporcionando "una importante plusvalía para un grupo familiar".

Caso concreto de Colonial

En cuanto a Colonial, el riesgo vivo de CCM es de 185 millones de euros, unido a la inversión directa de la caja en la inmobiliaria, que es de 127 millones, de los que se han deteriorado 121. También sostiene que la caja ha superado el límite del 35% de exposición a la construcción que el propio Consejo de Administración estableció en 2005, de modo que el 82% de los 125 titulares con créditos de más de 16 millones están relacionadas con ese sector.

Según el documento, la falta de control en las inversiones y la excesiva concentración de los créditos en la construcción y en determinados grupos han puesto en peligro la solvencia y viabilidad de CCM, a lo que se sumó la incapacidad para frenar la salida de depósitos. Todo ello condujo a un deterioro progresivo de la entidad que precisó una provisión urgente de liquidez de 9.000 millones de euros y la intervención de la caja por parte del Banco de España.