Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro Gobierno

López asegura que su Gobierno velará por el interés general y no por el del PSE

El Comité Nacional refrenda por unanimidad la negociación con el PP

Gobernar para todos y nunca en interés de su partido. Esa es la máxima de Patxi López que ayer defendió ante el Comité Nacional del PSE, reunido ayer en Bilbao. El núcleo duro del socialismo vasco respaldó por unanimidad la candidatura de López a la investidura como lehendakari y las negociaciones con el PP encaminadas a garantizar la estabilidad del nuevo Gobierno vasco.

En la primera intervención ante los suyos desde la noche electoral, el líder socialista enfatizó la necesidad de poner en marcha cuanto antes un Gobierno "fuerte, sólido y estable" para afrontar los restos de la comunidad autónoma. Tras reiterar su voluntad de ser lehendakari "de todos", López pidió al máximo órgano de su partido entre congresos su comprensión y "respaldo" cuando en el nuevo ciclo político "tenga que tomar decisiones pensando, no en el interés del partido, sino en lo [que sea] mejor para la sociedad". A cambio, les prometió que el acuerdo por la estabilidad que cerrará la semana próxima con el Partido Popular "no contendrá ni una sola política contraria" a los principios del PSE.

"Las urnas avalaron el cambio político y castigaron la apuesta soberanista"

López esbozó ante el Comité Nacional del PSE los ejes que guiarán la actuación de su futuro Gobierno: diálogo social, desarrollo del autogobierno, unidad contra el terrorismo, convivencia, acuerdo entre diferentes, lucha contra la crisis, búsqueda de la paz y la convivencia, e igualdad de oportunidades para todos. Y acto seguido preguntó: "¿Dónde están los frentes?", en referencia a las críticas que invariablemente le ha dirigido el PNV desde que ha vislumbrado que va a perder el poder. "No acepto que nadie ponga en duda la legitimidad del futuro lehendakari y que se diga que los apoyos del PP son antinatura", advirtió con firmeza. López recordó que Juan José Ibarretxe se apoyó en EHAK, partido que no condena la violencia de ETA y que ha sido ilegalizado por ello, para ser investido lehendakari hace cuatro años. Para el futuro jefe del Gobierno vasco, el problema reside en que el PNV está haciendo "una mala digestión" de los resultados electorales porque las urnas avalaron el cambio político y "castigaron" la apuesta soberanista de Ibarretxe, que "claramente" ha perdido apoyos.

A pesar de que el PP será el socio preferente de los socialistas, López reafirmó su compromiso por "tender la mano" a otras fuerzas parlamentarias, entre las que destacó a Ezker Batua, para lograr el acuerdo "más amplio posible". La nueva etapa que se abre "será difícil, sobre todo al principio", reconoció. "No estamos en las mejores condiciones económicas ni políticas, pero el cambio será un soplo de aire fresco que se sentirá rápido". Con el objetivo de conseguir la mayor estabilidad, el preacuerdo con el PP para investir lehendakari a López se extiende a los presupuestos. El pacto recoge un mecanismo específico para que ambos partidos negocien y consigan un entendimiento para aprobar las cuentas a lo largo de toda la legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 2009