Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corredor considera una "buena noticia" que la construcción de pisos caiga el 41%

El tipo de interés de las hipotecas nuevas sube a pesar del desplome del Euríbor

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, prefiere ver el lado positivo a la hora de analizar el año que el sector inmobiliario considera el más desastroso que recuerda. España ha pasado de iniciar 760.000 pisos en 2006 a 360.000 en 2008. Este ajuste -que seguramente era necesario, pero que por el camino ha dejado a 558.500 trabajadores del sector en el paro, según el INE- es, según las palabras de Corredor, una "buena noticia". "La construcción residencial está volviendo al ritmo que requiere la población española. [...] En este sentido, la redimensión del sector es una buena noticia", afirmó ayer la ministra en el programa Hoy por hoy de la cadena SER.

Las 360.000 viviendas iniciadas por los promotores en 2008 suponen un 41,5% menos que las del año anterior. La estadística del Banco de España, que abarca hasta 1970, no había registrado nunca un desplome de este calibre. Estos datos concuerdan con lo que dice cualquier empresario del sector. El G-14, el lobby que aglutina a las mayores inmobiliarias, aseguró que el pasado mes de diciembre no había iniciado ni una sola vivienda.

Aumenta el peso la protección oficial, que ha llegado a rozar las 91.000 viviendas. Pero aunque crezca, queda aún lejos de los más de 95.000 pisos protegidos que se empezaron a construir en 2006. Y se aleja también del objetivo de iniciar 150.000 viviendas de protección al año. El PSOE se presentó a las pasadas elecciones generales con el compromiso de llegar a los 1,5 millones en los próximos diez años.

Menos préstamos

No sólo el Ministerio de Vivienda hizo públicos ayer los datos sobre nuevas construcciones. El Instituto Nacional de Estadística informó de las hipotecas constituidas en enero. Y

lo más llamativo es que el tipo de interés al que los bancos concedieron los nuevos préstamos aumentó respecto al año anterior, a pesar de que en ese mes el Euríbor había caído hasta el 2,6%. Así, el tipo medio que ofrecieron las entidades financieras fue del 5,64%, lo que supone un crecimiento del 10% respecto al mismo mes del año anterior; y del 1,1% respecto a diciembre de 2008.

Esto es así porque, a pesar de la caída del Euríbor, bancos y cajas imponen ahora diferenciales cada vez mayores a los clientes que acuden a la sucursal en busca de una hipoteca. La banca arguye que cobran más porque la crisis de liquidez ha hecho que aumenten las primas de riesgo, porque sus márgenes están disminuyendo y, por último, porque a ellos también les sale más caro endeudarse en los mercados mayoristas del dinero.

No sólo caen las viviendas iniciadas y el Euríbor. También lo hacen el número de hipotecas concedidas, el capital prestado y el importe medio de cada una. Y además lo hacen en mayor medida de lo que ya lo hacían el año pasado, cuando lo que se anunciaba como un aterrizaje suave se convirtió en una debacle generalizada del ladrillo.

En enero se constituyeron 53.017 hipotecas sobre viviendas, 43,5% menos que un año atrás. Son ya 19 los meses consecutivos de descensos, con disminuciones superiores al 20% desde enero de 2008 (exceptuando abril). No obstante, la caída de enero es mayor que la del mes anterior.

El importe medio de las hipotecas sobre viviendas bajó un 14,5% en el primer mes del año respecto a enero de 2008, hasta situarse en 122.091 euros. El capital prestado para este tipo de hipotecas se acercó a los 6.473 millones de euros, con un descenso del 51,7% respecto a 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de marzo de 2009