Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Planes de rescate financiero

EE UU limpiará la banca con otro billón de dólares

El Tesoro comprará activos 'tóxicos' con inversores privados que acudan a subastas

El Departamento del Tesoro de EE UU presentó ayer los detalles de su plan para limpiar, con la ayuda del sector privado, los balances de los bancos contaminados por las hipotecas basura y otros títulos vinculados a deuda de mala calidad. Se trata de movilizar hasta un billón de dólares (unos 735.000 millones de euros) para la compra de activos tóxicos y conseguir así que vuelva a fluir el crédito y escapar de la recesión. El plan fue recibido con algarabía por Wall Street, aunque faltan muchos detalles por aclarar y los escépticos manifiestan dudas sobre si realmente funcionará.

Tras una reunión con su equipo económico, el presidente Obama se mostró "muy confiado" en que el plan permitirá descongelar los mercados crediticios, aunque admitió que aún queda "mucho camino que recorrer y mucho trabajo por hacer".

Wall Street recibe la nueva iniciativa con una subida de casi el 7%

El plan confía en los denostados fondos especulativos y en el capital riesgo

El Tesoro procede, en síntesis, a limpiar los activos que merman los resultados de los bancos, los mismos que están en el corazón de esta crisis. Y lo hace sin tener que tomar el control de las entidades contaminadas, huyendo así del camino de la nacionalización que se ha visto obligado a recorrer en parte. Geithner recurre a la participación de inversores privados para que se fije el precio de los activos tóxicos mediante subasta y facilita a esos inversores una generosa financiación para que participen en el programa. De algún modo, la avaricia (de los potenciales inversores) y el apalancamiento (esta vez con fondos públicos), demonizados como culpables de la crisis financiera, se convierten en la receta para el rescate. Y los denostados hedge funds y fondos de capital riesgo, pasan a ser posibles protagonistas del mismo.

En su plan, el Tesoro denomina "activos heredados" a los activos tóxicos. Se trata bien de carteras de préstamos hipotecarios o de títulos vinculados a préstamos cuyos mercados se han secado. Las dudas sobre el valor de estos activos y, en consecuencia, sobre el estado de salud de las instituciones bancarias, dificultan que puedan equilibrar sus balances por la vía privada y congelan el flujo normal de crédito. Para romper con este círculo vicioso que tiene de rodillas al sistema financiero -y a la economía- desde hace 18 meses se crea una esfera público-privada que "repare" los balances.

El Tesoro se apoya en el Fondo de Garantía de Depósitos (FDIC) y la Reserva Federal (Fed) para llevar adelante la nueva estrategia de rescate de Wall Street. El nuevo plan no necesita pasar por el Congreso, pues recurre a 100.000 de los 350.000 millones de dólares que quedan en el fondo de estabilidad financiera creado por iniciativa del anterior secretario del Tesoro, Henry Paulson, para usar en la compra de esos activos. Washington busca que el sector privado se implique asumiendo parte del riesgo y, para animarle a participar, la FDIC dará enormes créditos.

El poder de compra gracias a esta combinación de fuerzas será inicialmente de medio billón de dólares, cantidad que podría duplicarse con el tiempo, según explicó el secretario del Tesoro, Timothy Geithner. En la práctica, el Gobierno y el sector privado compartirán los riesgos y las posibles ganancias. Geithner puso el acento en que los inversores privados perderán su dinero si las cosas van mal (si el valor de realización de los activos tóxicos que se compren es menor que el pagado) y que el Tesoro compartirá las ganancias si las cosas van bien. Pero también cabe la lectura contraria: los inversores privados arriesgarán sólo una pequeña parte de capital que, gracias al préstamo de fondos públicos, puede proporcionarles grandes ganancias si los precios se recuperan. Si las cosas van mal, los inversores podrán desentenderse de esos préstamos, mientras que el Estado asumirá el grueso de las pérdidas.

El plan Geithner cuenta con dos grandes programas. Con el de préstamos heredados, los bancos podrán vender a fondos público-privados de nueva creación sus carteras de préstamos hipotecarios contaminados. La FDIC determinará la cantidad de fondos con que garantizar los activos que le presenten los bancos para ser subastados. En la práctica, por cada dólar que aporten los inversores privados, el Tesoro pondrá otro y el nuevo fondo podrá emitir deuda con garantía de la FDIC por hasta 12 dólares más.

En un ejemplo puesto por el Tesoro que guarda esas proporciones, un banco que quiere vender una cartera de hipotecas por un valor nominal de 100 dólares, lo solicita al FDIC, que saca a subasta esos activos entre varios inversores privados. En el ejemplo, gana una oferta por importe de 84 dólares. De esa cifra, el FDIC garantiza 72 dólares, dejando 12 de inversión, en los que irían a medias el Tesoro y el inversor privado, que gestionaría la cartera bajo supervisión de la FDIC hasta su liquidación. Aunque esto ya no lo dice el ejemplo, si al vencimiento el valor de la cartera es de 90 dólares, el inversor privado ganará 3 y el Tesoro otros 3 (menos los gastos). Si el valor es, digamos, de 50, el inversor perdería sus 6 dólares, y el sector público, 28.

El segundo programa es el de títulos heredados -léase tóxicos- y tiene a su vez dos partes. Por un lado, la Reserva Federal dará préstamos para la compra de titulizaciones de activos (préstamos hipotecarios, al consumo o comerciales) potenciando el programa TALF, anunciado hace unos meses por la Fed para reactivar el crédito y que entra en vigor mañana. Por otro, el Tesoro se asociará con cinco gestoras de activos para crear plataformas o vehículos que compren los títulos. Si el fondo pone 100 dólares, el Tesoro pondrá otros 100 como coinversor y concederá 100 dólares (o en algunos casos 200) más como préstamo.

Geithner dijo que es inevitable que el Gobierno asuma riesgos. Sin embargo, cree que al hacer competir a los inversores privados entre ellos permitirá establecer un precio adecuado para esos activos que ahora no tienen mercado. Aunque la participación privada puede proteger al contribuyente al hacer que el Tesoro no pague demasiado, la duda es si los precios que los inversores estén dispuestos a ofrecer serán suficientes para sanear los balances de los bancos.

El mercado parece confiar en que sí, a tenor de la subida del 6,84% que marcó ayer Wall Street, impulsado por el sector financiero. Es la mayor subida del índice Dow Jones en casi cinco meses y se extendió a las Bolsas de todo el mundo.

Geithner espera que un amplio número de inversores -individuales, fondos de pensión, aseguradoras y a largo plazo- participe en esta operación de limpieza. Para conseguirlo, una de las cuestiones que debía aclarar Timothy Geithner era si iba a aplicar algún tipo de restricción a las prácticas de remuneración de las entidades participantes en el programa.

No será el caso, según el jefe del Tesoro. La respuesta fue inmediata. El primero en anunciar su intención en participar en el plan fue el reputado fondo Pimco, que ve posible obtener beneficios de hasta dos dígitos con la inversión. Morgan Stanley, por su parte, cree que la acción del Gobierno ayudará a estimular el mercado de crédito y califica de "innovadora" la estrategia de Timothy Geithner, que resucita la idea original para lidiar con estos activos.

Se estima que hay hasta dos billones de activos tóxicos bloqueados en los balances y en muchos de ellos el mercado no paga ni la mitad de su valor nominal, lejos por tanto del optimista ejemplo propuesto por el Tesoro.

El 'plan Geithner'

- El Tesoro de EE UU se asociará con inversores privados para comprar activos 'tóxicos' por hasta un billón de dólares.

- Un programa se destinará a comprar carteras de préstamos y otro, a adquirir titulizaciones de activos financieros.

- El nuevo rescate usa los fondos del

plan Paulson y no necesita pasar por el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de marzo de 2009

Más información