Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los banqueros ofrecen su ayuda a Obama para salir de la crisis

Reunión del presidente con los directivos de los principales bancos del país, con los que ha abordado el polémico tema de las primas en empresas rescatadas y ha discutido posibles medidas contra la crisis

Los directivos de los principales bancos de EE UU se han reunido con el presidente Barack Obama en un intento por trazar una alianza que revitalice el sistema y sirva para salir de la crisis. Lloyd Blankfein de Goldman Sachs, James Dimon de JPMorgan Chase, Kenneth Lewis de Bank of America y Vikram Pandit de Citigroup, entre otros, todos ellos al frente de instituciones en serios problemas, han llegado a la Casa Blanca poco después de las 16.00 hora española para abordar este encuentro que ha durado cerca de tres horas.

La reunión se da pocos días después de que el Gobierno anunciase su nuevo plan, destinado a implicar al capital privado en la compra de los activos tóxicos que aún están en posesión de los bancos y tras la ofensiva para conseguir más poder para que las instituciones públicas puedan intervenir en instituciones no bancarias y poner coto a los hedge funds.

Bonos, primas y planes de rescate

La reunión, que forma parte de la ofensiva del Gobierno de Obama contra una crisis que no termina de ver su salida, ha concluido con un mensaje de ayuda por parte de los banqueros. "Se ha centrado en cómo poner en marcha la economía", ha asegurado John J. Mack, de Morgan Stanley. "El mensaje básico es que estamos todos juntos en esto", ha asegurado el presidente ejecutivo de Wells Fargo, John Stumpf que ha añadido: "Estamos tratando de hacer lo correcto para America".

Entre los temas tratados, dos fundamentales: las primas que cobran los directivos de las empresas que han recibido ayuda del Gobierno, especialmente importante tras el escándalo de AIG, y el plazo y las condiciones para que los bancos devuelvan el dinero que han recibido de los planes de rescate.

Además, tal y como se anunció ayer, Obama ha confirmado que el lunes dará detalles sobre su plan de ayudas al sector del automóvil, uno de los más afectados por la crisis, que ha puesto al borde de la quiebra al gigante General Motors y en serias dificultades a Ford y Chrysler.