Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'anti-Bolonia' vuelven a la calle

Los universitarios lanzan pintura, palos y latas contra los 'mossos' en Barcelona

Los universitarios anti-Bolonia volvieron a tomar ayer la calle en Barcelona. Dos días después de que 40 de ellos fueran desalojados de un largo encierro de cuatro meses en la Universidad de Barcelona, un millar de estudiantes se manifestaron por el centro de la ciudad.

Si la noche anterior los Mossos d'Esquadra cargaron contra ellos sin contemplaciones -hubo un centenar de heridos entre agentes, manifestantes y periodistas-, ayer aguantaron dos horas estoicamente los insultos y el lanzamiento de palos, latas y pintura por parte de los estudiantes ante la puerta del Palau de la Generalitat.

En paralelo, decenas de miles de docentes y alumnos de Secundaria protestaron en la calle contra el proyecto de la que será la primera ley de educación catalana. El paro fue secundado por el 41,49% de los docentes, según la Generalitat. Hubo más seguimiento en las escuelas (53,1%) que en los institutos (28,49%). Las centrales, sin embargo, cifraron el paro en más del 80% de los docentes en las escuelas y el 60% en los institutos. Las movilizaciones en los centros públicos fueron convocadas por las centrales USTEC, CC OO, UGT, ASPEPC y CGT.

La de ayer fue la tercera huelga en la enseñanza no universitaria convocada por los sindicatos en Cataluña contra el proyecto de ley de educación. Los sindicatos piden la dimisión del consejero de Educación, Ernest Maragall, el impulsor de esta ley.

Un cálculo hecho por EL PAÍS arroja una asistencia de 54.400 asistentes, a razón de dos por metro cuadrado. Las cifras de manifestantes bailan según quien las atribuya. Los sindicatos calcularon en 80.000 los participantes. La Guardia Urbana rebajó la cifra a 23.000.

Los sindicatos se oponen a algunos puntos de un proyecto que da más autonomía a las escuelas, introduce la evaluación de los maestros además de los propios centros y otorga más poder a las direcciones, que podrán decidir en algunos casos el perfil profesional de los docentes de los centros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de marzo de 2009