Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos por robo nueve menores fugados del centro de Deba

Nueve menores magrebíes tutelados por la Diputación de Guipúzcoa que se habían fugado del centro de menores de Deba fueron detenidos en la madrugada de ayer acusados de participar en tres distintos robos, a dos autocaravanas en Irún y a una panadería en Usurbil. Los jóvenes, según Efe, forman parte del grupo que vive en la calle desde que denunciaron ante los tribunales supuestos malos tratos y abandono en el centro. El ente foral suele enviar allí a los que considera conflictivos.

Alrededor de la 01.00, tres menores y otro joven de 18 años utilizaron una tapa de arqueta para romper el escaparate y entrar en la panadería. Uno de ellos presentaba un corte reciente en la mano que sangraba abundantemente. Otro incidente ocurrió minutos antes de medianoche. Tres menores de 16 años forzaron la ventana de una autocaravana en Irún y sustrajeron varios objetos de la misma. Dos horas después, una persona alertó a la policía autonómica de que otros tres jóvenes, uno de 15 y dos de 17 años, estaban perpetrando un robo similar. Tras detenerles e informar de los hechos a la fiscalía, los agentes pusieron a los nueve menores a disposición de la Diputación -el ente foral no pudo aclarar ayer si volverían a Deba-, mientras que el detenido mayor de edad pasará a disposición del juez de guardia.

Quejas en Egia

El método utilizado para entrar en la panadería es casi igual al utilizado en otro robo en un establecimiento en el barrio donostiarra de Egia. Más de 600 vecinos han enviado una carta al ente foral denunciando la sensación de inseguridad causada, supuestamente, por el "descontrol" de varios grupos de menores en los alrededores de la torre de Atotxa. Consultado al respecto, el Departamento de Interior señaló que no se ha dado un incremento significativo de los delitos en la zona, dejando entender que las quejas vecinales se deben más bien a las molestias causadas por comportamiento de algunos menores; en concreto, de los que suelen drogarse con disolvente.

Mientras tanto, siguen su curso las diligencias de la fiscalía y del Juzgado de Instrucción de San Sebastián sobre las denuncias por malos tratos en Deba. El pasado día 11, cuando una decena de jóvenes declaró ante el fiscal, el director del centro se personó en el Palacio de Justicia acompañado por otro miembro del personal del centro. Este último, y no el director, tal y como publicó erróneamente este periódico, fue el que amenazó a los chavales con mandarles de vuelta a Marruecos delante de varios testigos. Uno de los jóvenes interpeló entonces al director del centro: "Julio, tú sabes que las cosas no van bien, que algunos nos pegan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009