Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Los diputados del PP espiados se ausentan de la votación que exculpa a Aguirre

Alfredo Prada confía en que sea "la justicia" la que aclare si fue seguido

Ni Alfredo Prada ni María del Carmen Rodríguez Flores, los dos diputados del PP en Madrid que -según han dicho ellos mismos- han sido espiados, tuvieron que escuchar cómo el portavoz del Grupo Popular, David Pérez, les decía a la cara desde la tribuna del Parlamento madrileño que "no existen los espiados porque no ha existido espionaje". Tampoco tuvieron que ver cómo su presidenta, Esperanza Aguirre, jaleaba a Pérez y se reía de los diputados de PSOE e IU que pedían seguir investigando los hechos.

No tuvieron que verlo, ni oírlo, porque ayer no acudieron al pleno en el que la Asamblea de Madrid aprobó las conclusiones exculpatorias de la comisión de investigación sobre la presunta trama de espionaje. Así que tampoco tuvieron que votar esas conclusiones, que echan tierra sobre los seguimientos que ambos sufrieron en 2008: Prada de forma directa y Rodríguez como víctima colateral -pasaba por allí uno de los días en que seguían a Prada- de una trama que el PP de Madrid califica de "gran patraña". Los dos escaños ayer vacíos de Prada y Rodríguez, su "ausencia clamorosa", son, según la socialista Maru Menéndez, "la mejor prueba de que el espionaje ha existido".

El PP acusa a PSOE e IU de actuar como "un Torquemada progresista"

La ausencia clamorosa no alteró los planes del PP ni a la presidenta Aguirre, que ya en el turno previo de preguntas, interpelada por Menéndez, había repetido con orgullo las conclusiones de la comisión redactadas y aprobadas por la mayoría absoluta del PP. "Esta comisión ha sido muy positiva y clarificadora: ha demostrado que nunca ha existido una trama de espionaje político, ni amparada ni auspiciada ni impulsada ni conocida por este Gobierno", dijo.

Mientras la presidenta hablaba, y acusaba a la oposición de insistir "erre que erre" con el tema de los seguimientos ilegales para tapar "los 7.000 parados diarios del Gobierno de Zapatero", algunos diputados populares miraban de reojo a los dos butacones vacíos en los que tendrían que haber estado Alfredo Prada y Carmen Rodríguez. Justo separados por el de Alberto López Viejo, ex consejero dimitido hace un mes por su vinculación con un asunto distinto: la trama de corrupción que investiga Baltasar Garzón.

Después empezó el debate sobre la cuestión: el dictamen de conclusiones de la comisión que durante apenas cuatro sesiones -antes de que el PP decidiera su final- trató de investigar el caso. Un dictamen exculpatorio para el Ejecutivo. Inés Sabanés (IU) volvió a poner el dedo en la llaga: "¿Se ha fijado en que tiene dos sillas vacías?", preguntó a Aguirre, señalando los dos escaños sin dueño de la bancada popular. "Entiendo que a usted, que controla todo en esta Comunidad, le moleste ver que hoy tiene dos disidencias en este pleno", insistió. La presidenta ni se inmutaba: continuó haciendo lo que hizo durante todo el debate: hablar por el móvil y bromear con el vicepresidente, Ignacio González, y el consejero Francisco Granados.

Hasta que subió a la tribuna el portavoz del PP, David Pérez: ahí Aguirre se animó y, aunque Prada y Rodríguez seguían sin aparecer, se puso a dirigir los aplausos. Pérez censuró que los diputados de PSOE e IU, actuando "como un Torquemada progresista", no hayan querido ver "la verdad que se abría paso": que no existió espionaje y que todo es una "mentira", una "farsa" para atacar a la presidenta de la Comunidad.

Se votó, al filo de las siete de la tarde, a mano alzada. En el PP faltaban dos, a pesar de lo cual su holgada mayoría absoluta sacó adelante el dictamen exculpatorio por 65 votos a 50. Una portavoz del Grupo Popular informó a última hora de que Carmen Rodríguez y Alfredo Prada habían llamado para excusarse. Ella no pudo asistir "porque está enferma" -algo que ni ella ni el PP comunicaron hasta entonces-; Prada, por estar en un viaje de trabajo.

Este periódico contactó con Prada (ex vicepresidente de Aguirre además de diputado), que confirmó la razón de su ausencia. A la pregunta de qué hubiera votado de haber ido al pleno, se limitó a contestar por dos veces: "Respeto la decisión que tomó el grupo parlamentario, no voy a decir más. Mi confianza está depositada en la Administración de justicia".

El capítulo final del carpetazo

- Pérez (PP): "Todo era una farsa. ¡Pidan perdón!". "El Gobierno de Madrid no ha ordenado, ni ha amparado, ni ha conocido ningún tipo de seguimiento o espionaje a cargos públicos. PSOE e IU están en una huida hacia delante y siguen mintiendo. ¿Quién va a reparar el buen nombre de quienes fueron acusados sin pruebas? ¿Quién va a responder por este montaje? Todo era una farsa. ¡Deberían pedir perdón y se hacen las víctimas!"

- Menéndez (PSOE): "Señora Aguirre, salga de la presidencia". "Esperanza Aguirre es la máxima responsable política del asunto del espionaje político. La ausencia clamorosa de Alfredo Prada y Carmen Rodríguez es la mejor muestra de que el espionaje ha existido. Señora Aguirre, salga de la presidencia o la sacarán los ciudadanos por la puerta de atrás".

- Sabanés (IU): "El principio del fin de la impunidad". "Nosotros pensamos que ha habido espionaje y algunos de los que hoy no están aquí también lo piensan. Esto es el principio del fin de su impunidad. Usted, señora Aguirre, ha elegido el camino de sus hombres de confianza y tendrá que acabar dimitiendo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009

Más información