Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca ha concedido la moratoria para hipotecas sólo a 56 parados

El Gobierno dijo que la medida ayudaría a 500.000 familias. -La ampliación del plazo, con 1.500 beneficiarios, tampoco ha tenido un gran impacto

José Luis Rodríguez Zapatero compareció el pasado 3 de noviembre con una gran sonrisa. Estaba a punto de hacer un gran anuncio. Tras meses negando que España estuviera en crisis, el Gobierno daba por fin una respuesta y salía en ayuda de los que más lo necesitaban: los parados. La idea consistía en aliviar durante dos años el coste de la hipoteca, rebajándola a la mitad. "No dudaré en apoyar a las familias con problemas", dijo entonces el presidente, que estimó en medio millón los posibles beneficiarios de la medida. Los resultados, por ahora, son mucho más modestos. Lejos de las previsiones gubernamentales, sólo 56 parados se ahorran cada mes el 50% del crédito por su vivienda.

Economía vaticina un fuerte aumento del número de ayudas

Estaba previsto que la iniciativa entrara en vigor el pasado 1 de enero. Pero, a la vista de que un mes después las entidades financieras no habían concedido ni una sola moratoria, el Gobierno pospuso su puesta en marcha hasta el 1 de marzo. Desde entonces, poco más de medio centenar de familias disfrutan de la moratoria, según dijo ayer el ICO.

El relativo fracaso de la medida se explica por varios factores. "Existen razones de procedimiento y otras de fondo", apuntan fuentes del sector. "Se anunció antes de ponerlo en marcha; desde entonces el porcentaje del que el Estado se haría cargo ha ido variando. Primero era el 50%, luego el 100%, más tarde fue el 8% y ahora está en el 12%", apuntan las mismas fuentes para explicar las reticencias que las entidades financieras tienen hacia la medida.

Antes que conceder la mora a los desempleados, las cajas de ahorro prefieren desplegar sus propias soluciones a aquellos que ya no pueden pagar sus hipotecas. "Muchas entidades están ofreciendo alternativas, como la de recomprar el piso a cambio de que el cliente continúe viviendo allí como inquilino", explican en la Confederación de Cajas de Ahorro. Además, añade el portavoz de la asociación, el número de solicitudes que han recibido no es muy alto. "La línea del ICO no es tan necesaria, porque tenemos nuestras propias respuestas", apostillan las cajas.

Pero los problemas no vienen sólo de las pegas que las entidades ponen a la iniciativa. El bajo número de peticiones se debe también a lo estricto de los requisitos fijados por el Gobierno. "Prácticamente todas las hipotecas de mi sucursal superan los 200.000 euros; y sólo se pueden acoger a la moratoria los que tengan una inferior a 170.000 euros", explica la responsable de una oficina bancaria del centro de Madrid.

"La medida es muy engañosa porque los que pueden necesitarla es muy difícil que cumplan las condiciones", añade. Otra de las restricciones es que las familias en apuros no pueden haber entrado en mora en el momento de solicitar la moratoria.

Un punto de vista diferente ofrecen los creadores de la idea. El Ministerio de Economía considera que no son tan pocas las 56 solicitudes concedidas. "No está mal para empezar. Sólo llevamos dos semanas y creemos que estas operaciones irán creciendo a un ritmo exponencial", añaden.

La AEB, la patronal de los bancos, explica que, como la entrada en vigor de la moratoria se pospuso al 1 de marzo, los borradores de los nuevos convenios llegaron a las entidades a finales de febrero. "En algunos casos surgieron dudas de interpretación, que están en vías de aclaración con el ICO. En cualquier caso, se trata de un nuevo producto que ha exigido cambios, por lo que no parece extraño que en los primeros días no se produzcan muchas operaciones", concluyen.

Pero la moratoria hipotecaria no es la única idea presentada por el Gobierno para paliar la ristra de malos datos que sacude a las familias. Justo antes de las pasadas elecciones generales, el vicepresidente Pedro Solbes anunció que las personas con dificultades económicas podrían ampliar gratuitamente el plazo de sus hipotecas. Un año después, 1.500 ciudadanos han optado por reducir su cuota por la vía de pagar durante más tiempo.

Ante las dos iniciativas, late un fondo de incertidumbre sobre las ventajas reales que acarrearán a sus destinatarios, que son la parte más débil del escalafón social, la que está pagando más cara la crisis.

Porque, un parado que solicite la moratoria tendrá que desembolsar más tarde, a partir del 1 de marzo de 2012, el dinero que ha dejado de pagar. Y, ¿quién le asegura que en ese momento tendrá un trabajo que le permita hacer frente no sólo a las cuotas normales de su hipoteca sino a todo lo atrasado?

Respecto a la idea de alargar el plazo de devolución del crédito también surgen dudas. Porque lo que a corto plazo supone un desahogo a largo puede convertirse para muchos en una forma de anudarse un poco más fuerte la hipoteca al cuello. Al alargar el plazo, aumenta sustancialmente el capital que efectivamente se paga y, además, se amplía el tiempo en el que las familias están a expensas de cómo evoluciona el Euríbor, hoy en mínimos históricos.

Cronología

- 25 de febrero de 2008. El vicepresidente Pedro Solbes anuncia en plena campaña para las elecciones generales que las familias "con especiales dificultades económicas" podrán ampliar el plazo de la hipoteca de su vivienda. Esta medida trata de paliar el aumento de Euríbor, que a lo largo de la legislatura ha escalado desde el 2% hasta el 4,8%.

- 18 de abril de 2008. Las dificultades técnicas hacen que el Gobierno amplíe la gratuidad de alargar el plazo de las hipotecas. Se podrá acoger todos el que quiera, y no sólo las familias con especiales dificultades.

- 3 de noviembre de 2008. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anuncia que los desempleados podrán rebajar su cuota hipotecaria durante dos años. Pasado ese plazo, tendrán que devolver el dinero atrasado.

- 8 de noviembre. El Gobierno aprueba un paquete de medidas anticrisis. El Estado, a través del Instituto de Crédito Oficial, adelantará el dinero que cueste la moratoria a las entidades financieras que lo concedan.

- 6 de febrero de 2009. El Gobierno modifica ligeramente su iniciativa estrella de ayuda a los parados. Dado que ni una sola entidad financiera ha concedido la moratoria, aplaza su puesta en marcha tres meses, hasta el 1 de marzo. Además, los desempleados tendrán un año más de plazo para devolver el dinero adeudado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009

Más información