La Fiscalía investiga las denuncias de maltrato en el centro de Deba

El juez indaga sobre otra demanda realizada por los menores inmigrantes

La Fiscalía de Guipúzcoa ha abierto diligencias informativas después recibir los testimonios de una decena de menores inmigrantes alojados en el centro de Deba, en los que relataban los maltratos y el abandono que, según ellos, viven en esta instalación a la que les envió la Diputación guipuzcoana, responsable de su tutela, según fuentes del Ministerio Público. El Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián también ha abierto diligencias previas penales a raíz de la denuncia por malos tratos realizada el pasado 3 de marzo por otro grupo de jóvenes del centro.

Ahora todo depende de la credibilidad que se dé a los testimonios de estos menores y de la posibilidad que se tenga de corroborar sus testimonios con los de otras personas. El centro de acogida de Deba está situado en una zona muy alejada del núcleo urbano, por lo que los únicos que saben con exactitud qué ocurre en él son los propios menores y el personal del mismo.

La diputada Maite Etxaniz comparecerá ante las Juntas el miércoles 25

Más información

Además de los malos tratos e insultos recurrentes, los menores relatan también que las condiciones de caserón son deficientes y que los educadores no les dejan acudir a los talleres profesionales. SOS Racismo, que les acompañó cuando fueron a declarar ante el Ministerio Público, censura además que no se distinga entre los jóvenes que están bajo libertad vigilada por algún delito y los demás. El centro de Deba es el que recibe a los menores que el ente foral considera muy conflictivos. SOS Racismo y varios educadores guipuzcoanos afirman que es uno de los centros llamados "disuasivos", que buscan acabar con el efecto llamada empujando a los menores a irse a otras comunidades. Varios de los jóvenes aseveran que la dirección les ha presionado para que firmaran el alta voluntaria, amenazándoles con devolverles a su país de origen (cerca del 80% viene de Marruecos) o prometiéndoles un billete para su nuevo destino.

Según dos testigos, el pasado 11 de marzo, cuando los menores fueron a declarar ante la Fiscalía, el director del centro de Deba acudió al Palacio de Justicia y les amenazó, delante de varias personas, con devolverles a Marruecos. Uno de los chavales le respondió en castellano: "Julio, tú sabes que las cosas no van bien. Que algunos nos pegan". Uno de los chavales tuvo un ataque de pánico al saber que volvía al centro. La mayoría salió corriendo y sigue en la calle desde entonces. El pasado jueves, uno de los educadores de Deba fue interrogado por este periódico sobre la veracidad de los testimonios. Alzó los hombros y dijo que él no podía decir nada, que los jefes son los que mandan.

Por otro lado, la comparecencia de la diputada de Política Social, Maite Etxaniz, ante las Juntas Generales para explicar el nuevo modelo educativo para menores extranjeros ha quedado fijada para el miércoles 25.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50