Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DOMINIQUE PERRAULT | Arquitecto de la Caja Mágica | La ciudad se transforma para los Juegos

"El parque del Manzanares transformará la ciudad"

A Dominique Perrault (Clermont-Ferrand, 1953) le ha costado librarse de la sombra de su temprano éxito, obtenido cuando, con 30 años, fue elegido por el presidente François Mitterrand para levantar en París la Biblioteca Nacional de Francia, cuatro torres repletas de libros. "Hay vida después de la Grande Bibliothèque", sonríe resignado. La exposición sobre 25 de sus proyectos instalada en el Instituto de Crédito Oficial (ICO) lo prueba. Muestra edificios recientes, como el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (Luxemburgo) y antiguos, como la Piscina Olímpica de Berlín.

En Madrid, Perrault concluye ahora la Caja Mágica, junto al Manzanares, y trabaja en un parque de seis kilómetros en torno al río que cambiará la fisonomía de esta zona de Usera, con lago artificial incluido. El arquitecto ha finalizado un hotel rascacielos en Barcelona y trabaja en el futuro Palacio de Congresos de León. De visita de obra en la Caja Mágica, su proyecto para el tenis del Madrid olímpico, confirma que el nuevo recinto deportivo estará listo dentro de apenas dos meses, en mayo, para que lo estrenen las primeras figuras del tenis en el Open de Madrid. Se trata de un edificio de más de 80.000 metros cuadrados de acero, madera y vidrio envuelto en rejilla metálica que lo convierte en opaco de día -para protegerlo del sol- y en reflectante por la noche. Su coste ronda los 160 millones de euros.

"Además de espectáculo, la arquitectura puede ofrecer humanidad"

Pregunta. ¿Un edificio olímpico pierde sentido si la ciudad no acoge los Juegos?

Respuesta. Al margen de organizar los Juegos, una candidatura olímpica permite transformar un barrio con infraestructuras que se quedan después. Si una ciudad no busca el cambio, es mejor hacer una campaña publicitaria que preparar una candidatura olímpica. La Caja Mágica funcionará para ver partidos de tenis. Pero también para muchas cosas más. Es un proyecto flexible.

P. ¿Hasta qué punto se podrá transformar?

R. Podrá incluso convertirse en un edificio que no tenga nada que ver con el deporte: acoger mítines políticos, conciertos de rock, pases de modelos o representaciones teatrales.

P. ¿Se pierde algo con tanta versatilidad?

R. Un edificio flexible es una gran caja en la que todo es posible. El nuestro es distinto. Ofrece un menú a la carta, pero los platos existen: hay tres tamaños de estadio-auditorio. No hay que transformar. Sólo elegir.

P. La piscina olímpica de Atenas se quedó sin cubrir por falta de presupuesto y los deportistas atribuyeron a eso la falta de récords. ¿Cuán decisivo es un edificio para el deporte que se desarrolla dentro?

R. Un edificio para el deporte puede tener más usos. Pero debe servir para ese deporte. La Caja Mágica es flexible. Permite hacer muchas cosas, pero existe un límite. Se pueden jugar tres partidos de tenis a la vez. Pero no celebrar tres conciertos de rock a la vez. La física y el sonido tienen unos límites. Un arquitecto tiene la obligación de poner límites a sus clientes.

P. ¿Una de las causas de la crisis es que no hemos sabido decir no? ¿Qué responsabilidad asumen los arquitectos?

R. El problema no es haber construido mucho. El problema es haberlo hecho sin estrategia urbana. Se han levantado edificios sueltos. Eso no forma una ciudad y ni los políticos ni la sociedad se responsabilizan.

P. Alguien tendrá la culpa de haber construido sin estrategia urbana.

R. Todos somos culpables. Hemos especulado. Una pareja que compra un piso a 50 kilómetros de Madrid porque es barato sabiendo que nunca va a vivir allí compra para vender más caro. Eso es especular. Y el precio de ese comportamiento irresponsable es terrible. Si quieres vivir en el centro, ¿qué haces comprando otro piso fuera? Encarecer los de los demás. El dinero fácil sólo trae catástrofes.

P. ¿Cree que la crisis acabará por cambiar la arquitectura?

R. La depurará. Además de espectáculo, la arquitectura puede ofrecer calidad y humanidad. Lo terrible de la crisis ha sido lo que ha hecho con la gente con pocos recursos: primero encarecer las viviendas, luego dejarles sin trabajo. Pero para la arquitectura será positiva. Terminará con la esquizofrenia de construir sin planificar.

P. La exposición del ICO ilustra su decisión de trabajar con mallas metálicas. ¿Por qué se envuelve un edificio?

R. Por lo mismo que uno se viste, para abrigarse, protegerse del sol o estar en sociedad.

P. Sus últimos proyectos, la universidad en Seúl o el propio parque del Manzanares transforman la arquitectura en paisaje. ¿Por qué?

R. Porque los edificios no pueden construirse al margen de un lugar. Forman ese lugar. El parque del Manzanares recuperará el agua del río, pero lo importante es que transformará la ciudad. Hará posible saltar la barrera del río con puentes peatonales y permitirá disfrutar de un parque de muchos kilómetros.

Dominique Perrault, arquitecto. Museo Colecciones ICO (Zorrilla, 3). De martes a sábado de 11.00 a 20.00. Domingos y festivos de 10.00 a 14.00. Hasta el 17 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 2009