Un atunero vasco escapa del intento de abordaje de los piratas somalíes

El 'Felipe Ruano' fue atacado a más de 900 kilómetros de la costa

El atunero vasco Felipe Ruano se libró ayer de convertirse en un nuevo rehén de los piratas somalíes. El barco escapó por sus propios medios (es decir, huyendo a toda máquina) de dos intentos de abordaje lanzados desde esquifes (embarcaciones pequeñas y ligeras transportadas por buques nodriza).

El acoso al pesquero se produjo hacia las 7.30, a unas 500 millas (cerca de 925 kilómetros) de las costas de Puntlandia (la región septentrional de Somalia); es decir, muy lejos de las 200 millas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE).

Cuando se tuvo noticia del intento de abordaje, el P-3 Orion del Ejército del Aire español destacado en Yibuti salió en auxilio del pesquero, según fuentes militares, pero éste consiguió zafarse de sus atacantes antes de que el avión llegase a la zona.

Chacón informará al Congreso del pacto para entregar detenidos a Kenia
Más información
Piratería en Somalia

El Felipe Ruano pertenece a Pevasa (Pesquera Vasco Montañesa), el mismo armador del que forman parte el Playa de Bakio, que en abril pasado fue secuestrado con sus 26 tripulantes durante casi una semana por piratas somalíes, y el Playa de Anzoras, que en septiembre escapó a un intento de captura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde febrero se encuentra en la zona la fragata española Victoria, integrada en la Operación Atalanta de la UE, y a finales de mes está previsto que se incorpore a la lucha contra la piratería el primer grupo naval permanente de la OTAN (SNMG 1), del que forma parte la fragata española Blas de Lezo.

La presencia de buques de guerra occidentales y de países como Rusia, China, Corea o Japón está reduciendo sustancialmente el número de abordajes (de 37 en noviembre a siete en febrero), pero no ha conseguido que desaparezcan totalmente.

Juan Pablo Rodríguez, gerente adjunto de la Asociación de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (Anabac), con 18 buques en el Índico, aseguró ayer que los atuneros se sienten "desprotegidos". En su opinión, la vigilancia se limita al tránsito marítimo por el golfo de Adén (que conecta el Índico con el mar Rojo), mientras que las costas orientales de Somalia están desprotegidas. "Algo está fallando porque no hay presencia continua ni contundencia para asegurar nuestra seguridad", insistió Rodríguez.

Por otra parte, la ministra de Defensa, Carme Chacón, anunció ayer en Praga, donde asistía a una reunión de ministros europeos de Defensa, que acudirá al Parlamento para informar del acuerdo al que ha llegado la UE con Kenia para entregarle a los piratas somalíes capturados por los barcos europeos.

Según Chacón, las autoridades de Kenia se han comprometido a no aplicar la pena de muerte y a respetar los derechos humanos de los detenidos. El acuerdo fue firmado el viernes de la semana pasada y ya el martes Alemania entregó a Kenia a nueve piratas detenidos días antes, a pesar de que es uno de los pocos países europeos que tiene el delito de piratería en su código Penal y podría juzgarlos en su territorio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS