La empresa del amigo de Castellano tiene una flota de cinco Mercedes

Taroncher y el consejero compraron el mismo vehículo con un mes de diferencia

Construcciones Taroncher, empresa con la que está vinculado el consejero de Gobernación, Serafín Castellano, tiene registrados en el Ayuntamiento de La Pobla de Vallbona siete vehículos: Una furgoneta Iveco -usada por los trabajadores de la empresa-, una flota de cinco coches Mercedes adquirida entre 2004 y 2008 y un Jeep Cherokee. Diversas fuentes confirmaron a este periódico que José Miguel Pérez Taroncher -compañero de partidos de pilota y de cacería de Castellano-, utilizaba este vehículo en sus desplazamientos para la práctica ilegal del parany. Pérez Taroncher negó ayer que dispusiera de este vehículo pese a los datos que aparecen en el registro municipal.

De los cinco Mercedes pertenecientes a la constructora con sede en La Pobla de Vallbona, dos de ellos -un ML320 y un C220CDI, valorados según la firma automovilística en 56.600 y 35.600 euros, respectivamente- fueron adquiridos en 2008 y dados de alta para el pago del impuesto de circulación con sólo 15 días de diferencia, concretamente el 1 y el 16 de septiembre del año pasado.

"Estoy comiendo y no le puedo atender", dijo y después colgó

Más información

Desde 2004, Construcciones Taroncher y el consejero Serafín Castellano disfrutan de sendos Mercedes, del mismo modelo -un E320-, de importación y registrados con un mes de diferencia. El alta del vehículo de Castellano es del 8 de octubre de 2004 y el de la empresa constructora, del 18 de noviembre siguiente.

La relación entre esta firma y el consejero saltó a mediados de febrero, cuando EL PAÍS publicó que el consejero Castellano concedió obras menores a Construcciones Taroncher, empresa con la que comparte a título personal un crédito hipotecario. La dueña de la constructora, María Ángeles González García, es copropietaria con la esposa del consejero, Nuria Rioja -casada en régimen de gananciales con Castellano- de unos terrenos rústicos en el municipio de Llíria para cuya adquisición solicitaron un préstamo solidario.

El consejero había otorgado a esta empresa contratos menores de obra por 200.000 euros entre 2006 y 2007. De julio a septiembre de 2008, Castellano adjudicó a la empresa amiga contratos por otros 57.000 euros por trabajos en el Centro de Coordinación de Emergencias de L'Eliana, entre otros.De los siete vehículos del parque móvil registrados a nombre de Construcciones Taroncher, dos los conduce el propio Pérez Taroncher, otro su esposa, y los demás sus hijos. En una breve conversación telefónica mantenida por este diario con Pérez Taroncher, que él interrumpió al colgar el teléfono, sólo reconoció que conduce un Mercedes. "Estoy comiendo y no le puedo atender", dijo y después colgó. Este diario intentó sin éxito volver a contactar con él unas horas después. El valor total de compra de estos cinco Mercedes, según aparece en la web de la compañía, ascendería a unos 226.500 euros.

Las relaciones del actual consejero de Gobernación con la propietaria de Construcciones Taroncher y su esposo y apoderado de la firma José Miguel Pérez Taroncher vienen de mucho antes. Castellano y Pérez Taroncher son amigos, juegan habitualmente partidos de pilota y cazan pájaros los fines de semana. El consejero tiene con su mujer y la esposa de su amigo un crédito de 82.000 euros con el que adquirió la finca cuya propiedad es indivisa, según consta en las escrituras.

En 1996, Serafín Castellano contrató a la dueña de la constructora y esposa de Pérez Taroncher como auxiliar administrativo del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Valencianas, donde continúa. "La contraté porque nos hacía falta personal", explicó el consejero el pasado 17 de febrero. El salario base de María Ángeles González es de 2.865 euros.

Cinco meses después de comenzar a trabajar en este puesto es cuando María Ángeles González creó la constructora, que ha facturado desde el año 2000 más de siete millones de euros, el 92% ingresados gracias a las obras oficiales. De éstos, entre las obras menores, los procedimientos negociados y los contratos públicos, la constructora habría facturado unos dos millones de euros coincidiendo con el mandato de Castellano al frente de Sanidad y Gobernación.

En su comparecencia pública ante los medios de comunicación, el actual consejero de Gobernación reconoció haber adjudicado obras -menores o por contrato- por importe de 600.000 euros. El consejero de Francisco Camps se comprometió entonces a hacer públicos los contratos de obra menor -sin concurso público- otorgados a Taroncher desde el año 2000, pero hasta hoy no los ha facilitado todavía. "No he beneficiado a esta empresa. Si lo hubiera hecho, las adjudicaciones y los contratos no serían los que son en 10 años", arguyó el consejero.

Por si fuera poco, en los terrenos adquiridos en Llíria por la esposa de Castellano y la dueña de Construcciones Taroncher se levanta un parany -arte de caza declarado ilegal por el Tribunal Supremo en 2005-.

Tras la denuncia de estos hechos, los partidos de la oposición en las Cortes Valencianas exigieron a Castellano que dimitiera o al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que lo destituyera. No ha sucedido ni una cosa ni la otra.

En una reciente comparecencia de Castellano en sede parlamentaria, a preguntas de la oposición, el consejero repitió que las adjudicaciones a Construcciones Taroncher son legales. "Lo ético es cumplir la ley", ha dicho desde el principio.

El escándalo que salpica a Castellano por las adjudicaciones a Construcciones Taroncher coincide en el tiempo con la operación Gürtel que investiga el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. En este segundo caso, los implicados son, entre otros, el presidente Francisco Camps, y el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. Uno y otro caso mantienen en jaque al Consell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 13 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50