Tráfico aplaza un mes las multas por la velocidad variable

La prórroga permitirá ajustar los mecanismos de control

El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) anunció ayer que no empezará a multar a los conductores que infrinjan los límites de la velocidad variable en los accesos a Barcelona hasta, como mínimo, después de Semana Santa, en vez de mañana como estaba previsto inicialmente tras el periodo de gracia inicial para que los conductores se adaptaran a la nueva norma.

El anuncio del retraso en la aplicación de esta norma cogió ayer por sorpresa al consejero de Interior, Joan Saura, de quien depende en última instancia el control del tráfico en las carreteras catalanas. A las 11.30 horas de ayer, el SCT informó de la medida. A la misma hora, Joan Saura ofrecía una rueda de prensa en Vic (Osona). A preguntas de los periodistas, el consejero manifestó que desconocía la decisión de ampliar al menos un mes el periodo sin multas y añadió que pensaba que las sanciones se empezarían a aplicar a partir de mañana, tal como estaba previsto. Un portavoz del Departamento de Interior explicó que la decisión de retrasar el cobro de sanciones por este concepto se tomó ayer mismo y que un desajuste impidió avisar a tiempo al consejero.

El SCT destaca que los conductores respetan las limitaciones

La decisión de posponer el inicio del periodo sancionador obedece a que en los dos meses de prueba de este modelo de gestión del tráfico, que se aplica en la autovía de Castelldefels (C-31) y la autopista del Garraf (C-32), se ha evidenciado un "cumplimiento generalizado" por parte de los conductores, según el SCT. Esta "prórroga sancionadora" también permitirá acabar de ajustar el mecanismo técnico que hace funcionar la velocidad variable, para afinarlo al máximo antes de empezar a multar a los infractores.

La velocidad variable, un modelo para combatir la congestión y la contaminación pionero en España, se aplica en 19,4 kilómetros de la C-31 y en 14,3 de la C-32, donde desde el pasado 15 de enero se limita en periodo de pruebas la velocidad entre los 80 y los 40 kilómetros por hora en virtud de las congestiones, los accidentes, la contaminación y el clima.

Según fuentes del SCT, como mínimo hasta después de Semana Santa no se decidirá cuándo se empezará a multar a los conductores que infrinjan la velocidad variable. No obstante, sí que seguirá multando a los conductores cuyos vehículos superen el límite de 80 por hora, vigente desde 2008 en las citadas dos autopistas y en otras de los accesos a Barcelona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Durante los dos meses de prueba de este nuevo sistema, los conductores han respetado, según Tráfico, los límites de la velocidad que se fijan en paneles situados en cada kilómetro de carretera y que informan de la velocidad a la que hay que ir en aquel tramo.

Según las mismas fuentes, durante este periodo de pruebas se ha comprobado que el sistema técnico ha funcionado correctamente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS