Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno fomentará con una ley los hábitos sanos

El impulso que el Gobierno piensa a darle a la salud pública puede ser el revulsivo que el Sistema Nacional de Salud (SNS) necesita, si es que se quiere mantener su actual nivel de prestaciones. De hecho, José Martínez Olmos, secretario general de Sanidad del Ministerio de Sanidad y Consumo, acaba de anunciar una ley de salud pública para antes del verano, a la que ya califica de "motor de riqueza económica para el país". Y es que, según los expertos -más de 1.300 se han reunido la pasada semana en Sevilla en el XIII Congreso de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)-, la promoción de la salud es de los pocos campos que le quedan al SNS si se quieren evitar en el futuro su colapso.

En el citado congreso, muchos de los asistentes ya se han atrevido a decir que el SNS ha tocado techo; algunos, incluso, hablan de ese "previsible colapso" sanitario a medio plazo. Más fármacos, más médicos o más medios tecnológicos no supondrán, en ningún caso, que la gente se sienta más sana o viva mejor. Tampoco las comunidades autónomas podrán seguir incrementando el gasto sanitario indefinidamente. Así, pues, ahora toca impulsar la prevención.

Aprender a cuidarse

"Los españoles tenemos que aprender a cuidar nuestra salud y esforzarnos para adquirir nuevos hábitos de vida y practicarlos", explica Josefa Ruiz, secretaria de Salud Pública de Andalucía. Como ha quedado claro en el congreso de SESPAS, ahora toca, entre otras cosas, cuidar la dieta, hacer ejercicio físico, evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol.

Durante tres días, los asociados a SESPAS (11 sociedades científicas con casi 4.000 socios) y numerosos expertos internacionales han analizado 785 comunicaciones científicas. En muchas de ellas los protagonistas han sido la calidad del agua o del aire, el uso de plaguicidas u otros productos químicos, y su repercusión en la salud.

También se ha discutido sobre salud laboral y ambiental. Y es que en España se calcula que mueren al año, sólo por contaminación atmosférica, 16.000 personas. Las alergias han aumentado un 10% en los últimos años. Y el absentismo laboral, como atestigua un estudio de la Universidad de Granada, está directamente relacionado con los hábitos de vida poco saludables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 2009