Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de la producción industrial se acelera en enero hasta alcanzar un 22,7%

La curva que representa el crecimiento industrial cae en picado. Si en el tercer trimestre de 2008 apuntó unos tímidos decrecimientos del 0,8% y del 0,9%, y el último trimestre se agravó con un 12,5% de bajada media, el arranque de 2009 ha confirmado que la situación es grave, al desplomarse un 22,7%, según datos el Eustat. Un porcentaje que aún es mayor visto desde el INE, que ayer cifró esa caída en el 27,2%, pero sin corregir la desviación del calendario laboral. En cualquier caso ambas estadísticas coinciden en que la producción industrial ha caído en una espiral descendente que se explica por el parón del consumo y la pérdida de puestos de trabajo. La caída tan pronunciada está provocada por el bajón en Álava, donde el IPI cayó un 27,4%.

El Gobierno vasco ha estado aprobando unos cinco Expedientes de Regulación de Empleo al día, y las grandes empresas están haciendo uso de toda la flexibilidad de que disponen para acomodar su produción al lento ritmo de ventas.

Los principales descensos se producen en los bienes intermedios, es decir en las materias primas que se utilizan en cada proceso de producción, que caen un 27,9%. Los bienes de equipo disminuyeron un 23,4% y la energía lo hizo un 9,7%.

Los bienes de consumo decrecieron de media un 15,8%, empujados por el desplome de los bienes de consumo duradero, que caen un 25,3%, frente al 12% de los no duraderos.

Por provincias, las evoluciones interanuales del Índice de Producción Industrial han tenido signo negativo en los tres territorios. Álava ha presionado al índice hacia abajo al ganar con un 27,4% de descenso a Vizcay, que baja 22,4%, y a Guipuzcoa, que se frena un 20,6%.

La patronal Confebask atribuye al bajón del consumo al elevado endeudamiento de las familias vascas, que ha coincidido con un elevado precio del dinero. La renta disponible está creciendo algo ahora con la bajada del Euribor y la actualización de las hipotecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009