Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ucrania paga la factura del gas a Rusia y evita otra crisis

Después de que el primer ministro ruso, Vladímir Putin, advirtiera que Moscú cesaría los suministros de gas a Ucrania si no recibía antes de mañana el dinero por dicho combustible, Kiev pagó la factura y evitó así una crisis de consecuencias imprevisibles. Putin manifestó además su preocupación por el registro del Servicio de Seguridad ucranio en la empresa estatal de gas Naftogaz el miércoles, y manifestó que de nuevo se planteaba el problema de la fiabilidad del vecino país como socio internacional en el campo energético.

Ucrania, según el contrato firmado en enero con Rusia, que puso fin a la guerra del gas, debe pagar el combustible que recibe a más tardar el día 7 del mes siguiente. La deuda de febrero ascendía a unos 286 millones de euros, y el conflicto de Naftogaz con el Servicio de Seguridad (que depende directamente del presidente ucranio, Víktor Yúshenko) había hecho cundir el nerviosismo en Moscú.

En la reciente guerra del gas, la Unión Europea estuvo dos semanas sin recibir el gas ruso que normalmente transita por territorio ucraniano. El Servicio de Seguridad realizó un registro en Naftogaz anteayer precisamente en el marco de la investigación sobre el paradero de 6.300 millones de metros cúbicos destinados a clientes comunitarios que nunca llegaron a su destino.

A lo largo del día, el problema con Ucrania quedó solucionado. A primera hora de la tarde, la estatal rusa Gazprom dijo haber recibido 246 millones de euros, y al final de la jornada recibió los 40 millones restantes.

Pugnas internas

Mientras tanto, en Kiev, de nuevo el Servicio de Seguridad trató de hacer una redada en Ukrtransgaz, filial de Naftogaz que se ocupa específicamente del tránsito del combustible. Pero los agentes se encontraron con un grupo de diputados de la bancada de la primera ministra, Yulia Timoshenko, que les cerraron el paso esgrimiendo la sentencia de un tribunal que ordenaba la suspensión de las acciones relacionadas con la investigación de la gasista.

El Gobierno acusa al secretario de Yúshenko de haber organizado el conflicto con Naftogaz en un intento de echar por tierra el acuerdo alcanzado entre Timoshenko y Putin en enero pasado. El presidente ucranio y la primera ministra son rivales para las elecciones del año próximo y están en guerra declarada desde hace meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009