Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La trama corrupta vinculada a administraciones del PP

El ex alcalde de Boadilla rechaza ahora declarar ante el juez

Cuando se vio en las grabaciones publicadas por este periódico como uno de los implicados en la trama corrupta acudió presto al juez Baltasar Garzón con la intención de declarar, aunque no pudo por no haber sido citado. Ayer, que sí había sido convocado, el ex alcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero se negó a hablar ante el juez acogiéndose al derecho constitucional que le permite hacerlo. Garzón lo dejó en libertad con la obligación de comparecer cada semana ante el juzgado más cercano a su casa.

Ante el magistrado, González Panero -al que el cabecilla de la trama, Francisco Correa, apodaba Albondiguilla- no argumentó nada más, pero en la puerta de la Audiencia Nacional, ante todos los periodistas, su abogada, María Ramírez, aseguró que su cliente calla porque la competencia del juez sobre el caso está en tela de juicio. "No sabemos cuál va a ser el tribunal competente", afirmó la letrada, que cargó contra el juez al sugerir el supuesto miedo de González Panero a que su declaración fuera filtrada a los medios. "Nadie nos garantiza el secreto del sumario", dijo la letrada, que calificó la medida cautelar impuesta (comparecencias semanales) de "represalia".

El ex alcalde, en la misma línea que su abogada, justificó su cambio de actitud asegurando que, nada más abrirse la investigación, acudió al juzgado para intentar declarar porque entonces "Garzón tenía todas las competencias". "Hoy nadie sabe de quién es, nadie puede decirme quién será competente en 48 horas", subrayó el ex regidor.

La cinta de Correa

En las grabaciones, los principales cabecillas de la trama acusan a González Panero de favorecer al constructor José Luis Ulibarri, previo pago por parte de éste de tres millones de euros, en la adjudicación de un terreno para la construcción de la urbanización Boadilla Park. "Si entrego la cinta que tengo del Albondiguilla se caga, pero voy también al trullo, y me interesa seguir haciendo negocios cuatro años más en Boadilla", afirmó Correa en una de sus conversaciones.

Ulibarri también compareció ayer ante Garzón y, tras prestar declaración durante media hora, fue puesto en libertad sin medidas cautelares, según su abogado, el ex fiscal de la Audiencia Ignacio Peláez. También salió libre sin cautelas el ex alcalde de Majadahonda y ex gerente del Mercado Puerta de Toledo, Guillermo Ortega. A todos ellos se les imputan los delitos de cohecho, fraude fiscal, tráfico de influencias y blanqueo de capitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 2009