Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último 'topo' del KGB en Estonia

Sentenciado a 12 años de cárcel por traición un alto cargo de Defensa que pasaba secretos de la OTAN a Rusia

Herman Simm, ex jefe de la Autoridad de Seguridad Nacional del Ministerio de Defensa de Estonia, ha sido condenado a 12 años y seis meses de prisión por traición a la patria. Simm fue encontrado culpable de haber espiado a favor de Rusia y haber entregado a Moscú secretos de Estado estonios e información confidencial sobre la OTAN. El caso de Simm es visto como una prueba de que los servicios secretos rusos en Europa permanecen activos y han recuperado la eficacia de los tiempos soviéticos, aunque el Kremlin niega haber aumentado sus actividades de espionaje en el continente.

El alto funcionario habría empezado a trabajar para Moscú en 1995 y podría haber entregado información importante sobre la OTAN desde 2002, cuando empezaron las conversaciones para el ingreso estonio en la Alianza, proceso que concluyó en 2004.

La posición de Simm para realizar labores de espionaje pasó a ser ideal en 2000, cuando encabezó el departamento de conservación de los secretos estatales y obtuvo el grado máximo de acceso a ellos. Además, representaba a Estonia en las negociaciones con las instituciones correspondientes de la OTAN y la UE.

Simm, de 61 años, deberá pagar 1,26 millones de euros en compensación por los daños causados a los sistemas de seguridad estonios. Puede apelar la sentencia, pero sus abogados no se han pronunciado aún. En los documentos acusatorios se dice que el condenado entregaba su información a Valeri Zentsov y Serguéi Yákovlev, oficiales del Servicio de Espionaje Exterior ruso. Además de pasar información, Simm recogía datos sobre potenciales agentes que podría utilizar el espionaje ruso. Durante 13 años de espionaje, Simm entregó casi 3.000 documentos a los rusos.

Simm estudió en el Instituto Politécnico de Moscú en los años setenta, y en aquel entonces fue reclutado por el KGB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de febrero de 2009