Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sector en permanente estado de emergencia

Con el decreto anunciado ayer, ya es la segunda vez que el PSOE, desde que está en el Gobierno, acude a medidas urgentes para regular el sector audiovisual. La anterior fue en 2005, con la Ley de Medidas Urgentes para el impulso de la TDT (televisión digital terrestre). La norma tuvo también efectos en el mapa analógico: permitió que entrara en el mercado una nueva cadena, La Sexta, y que Canal + emitiera en abierto, lo que dio origen a Cuatro.

Un portavoz del Ministerio de Industria justifica la prisa por varios motivos. El primero, que había un plazo (el 1 de julio) para trasponer una directiva europea. Pero ésta no es la razón principal, ya que se podía haber esperado a la nueva Ley General Audiovisual que el ministerio quiere que esté lista en marzo.

La auténtica razón es abrir la posibilidad de que, mediante fusiones o inversiones cruzadas, los grupos aguanten el declive publicitario y la futura competencia de la TDT, según ha reconocido el portavoz de Industria. "Parece paradójico que se hable de liberalizar cuando se permite concentrar, pero se trata de dar libertad a los operadores para que actúen", explicó el portavoz.

"Más medidas"

La medida ha sido acogida con escepticismo por los principales implicados. El secretario general de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), Jorge del Corral, admitió que la eliminación del tope accionarial (actualmente, un inversor sólo puede tener un 5% de una cadena si ya está presente en el accionariado de otro) es un "paso importante". Pero incidió en la necesidad de contar con "más medidas", informa Europa Press.

La primera de ellas sería la supresión de la publicidad en las televisiones públicas o que éstas, que acaparan actualmente más del 36% de la audiencia, sumadas las estatales y las autonómicas, dejen de "malgastar los dineros públicos comprando derechos que pueden ser adquiridos por las privadas".

En la misma línea, un portavoz de Telecinco, la privada de más audiencia, afirmó que "las medidas urgentes siempre recuerdan a algo malo para el sector. Lo verdaderamente importante es definir el modelo de las televisiones públicas".

Precisamente el consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile, acusó a primeros de febrero a RTVE de vender la publicidad un 40% más barato de lo que podría hacerlo, a lo que la corporación estatal contestó diciéndole: "Es falso". "Vasile lo sabe".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 2009