Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MITIN

EA se lanza a por los votos disidentes del PNV y la izquierda 'abertzale'

Ziarreta penalizará las emisiones tóxicas con una ley de fiscalidad ambiental

Eusko Alkartasuna se ha apuntado al binomio soberanía-gestión para marcar terreno propio en esta campaña y mostrar un perfil "independiente" (el lema electoral). Su candidato a lehendakari, Unai Ziarreta, anda estos días tratando de captar el voto del nacionalista descontento con el PNV y de ganarse al mismo tiempo los sufragios que se escapen de la izquierda abertzale ilegalizada. A ambos intenta atraerles con la bandera del autogobierno pleno. "El PNV se ha decantado por el autonomismo y en la izquierda abertzale hay mucha gente cansada de la violencia y de ETA", subraya Ziarreta a este diario. Ahí asegura tener sus dos principales caladeros el próximo 1-M.

La gestión es el segundo gran pilar de su discurso. EA ha comenzado a sacarle punta a sus cuatro últimos años en tareas de gobierno, tratando de vender lo hecho en Educación, Medio Ambiente, y Justicia, Empleo y Seguridad Social, las tres carteras que ha manejado. En esto también quiere marcar distancias con el PNV. Ziarreta ha acuñado la frase "somos la mejor garantía de una gestión buena y honesta". Deja para sus socios peneuvistas la rendición de cuentas por escándalos como los de los museos Guggenheim y Balenciaga o la estafa en la Hacienda de Irún.

"Somos la mejor garantía de una gestión buena y honesta"

"Hay que conjugar desarrollo económico con protección ambiental"

Con la soberanía y la gestión como estandartes, Ziarreta se montó ayer en el carrusel electoral para trasladarse hasta el Centro vasco para el Cambio Climático (BC3), en Bilbao, donde proclamó la necesidad de "desterrar los comportamientos que no son ambientalmente sostenibles". Se comprometió a impulsar durante la próxima legislatura la aprobación de una "ley de fiscalidad ambiental", sin afán recaudatorio, pero con incentivos para las empresas que reduzcan sus emisiones, utilicen energías renovables y limpias y reciclen.

En política medioambiental, EA también se decanta por modificar el impuesto de circulación para gravar a los vehículos en función de las emisiones de dióxido de carbono y no, como ocurre ahora, según su potencia.

Acompañado por la consejera de Medio Ambiente, Esther Larrañaga, y el eurodiputado Mikel Irujo, Ziarreta destacó que el BC3 es "una prueba más" de la apuesta de EA por la investigación. "Invertir en I+D+i es imprescindible para que la sociedad vasca salga reforzada de la crisis y debe contribuir muy especialmente a que la protección del medio ambiente y el desarrollo económico vayan de la mano". Pero como hace en todos sus discursos, Ziarreta volvió a deslizar la coletilla soberanista: la competencia fiscal que disfruta Euskadi es uno de los mejores instrumentos para "conseguir un desarrollo sostenible".

La decisión de acudir en solitario a estas elecciones ha obligado a EA a presentar un discurso propio, pero a la vez lo suficientemente tentador para atraerse a parte del espectro peneuvista y de la disidencia radical. Ziarreta considera que hay que votar a sus siglas porque "Urkullu se dedica constantemente a agitar el miedo a la alianza PSOE-PP-UPyD, Ibarretxe se aferra desesperadamente a la gestión y López sólo habla de pájaros y flores".

Bilbao

- Localidad: El Centro vasco para el Cambio Climático (BC3), en Bilbao.

- Interviene: Unai Ziarreta.

- Asistentes: La consejera Esther Larrañaga, y otros cargos y militantes.

- Mensaje: La soberanía y la gestión son las señas disitintivas de EA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 2009

Más información